Tras espaldarazo de inversionistas

Colombia tendrá fábrica de cuero vegano

Noticias destacadas de Economía

Un colombiano patentó un cuero vegano a base de fique y ahora está instalando una planta en Itagüí con capacidad de producir tres millones de metros al año, el 80 % de los cuales será exportado a países como Australia, Canadá, Reino Unido, Alemania y Holanda.

El sector de la moda es la segunda actividad más contaminante del mundo, siendo superado sólo por la de hidrocarburos. El principal problema es la huella ambiental que dejan los materiales requeridos para la confección: las tintas contaminantes, los poliésteres no biodegradables, la gran cantidad de agua que requieren los cultivos de algodón y el metano que provocan los bovinos para hacer el cuero animal, entre otras variables. Por eso en todo el mundo hay una carrera para migrar hacia materiales ecológicos y en ese esfuerzo global y multitudinario hay un colombiano que está contribuyendo con innovación: un cuero vegano que pronto entrará en producción industrial.

Alejandro Moreno es un inventor colombiano con más de 30 años de experiencia trabajando en Inglaterra en la investigación y el desarrollo en industrias como recubrimientos electrostáticos, serigrafía, textiles no tejidos y caucho. Además, es miembro de la Real Academia de Ingeniería de Inglaterra. Y en su regreso a Colombia fundó Fiquetex, una empresa que busca dar alternativas sostenibles para el sector textil.

También te puede interesar: El potencial ecológico del fique, la guadua y el aguacate

La gran innovación de esta empresa es que logró patentar un cuero vegano a base de fique, un material igual de versátil (para la confección) que el cuero animal, pero 10 veces más barato. Y lo más importante es que es ecológico.

Por más de cuatro años, Moreno intentó buscar financiamiento para poder comenzar la producción de cuero vegano. El sueño se hizo realidad: el proyecto recibió el espaldarazo de un grupo de inversionistas y en este momento están instalando la planta en Itagüí (Antioquia), que empezaría a producir a mediados de 2021.

La compañía generará 12 empleos directos. La línea de producción medirá 36 metros de largo y es toda automatizada. Sólo se requieren dos trabajadores en la línea por turno. Además, esperan generar unos 54 trabajos indirectos, entre ellos los agricultores del fique.

El potencial del fique

No todos saben que Colombia es el principal productor de fibra de fique del mundo, con más de 20.000 toneladas al año. El problema es que sólo se aprovecha el 4 % de la planta: por lo general sólo se toman las fibras largas, las cuales se destinan principalmente para la producción de sacos de café. Y es aquí en donde se halla el potencial del cuero vegano, pues en su producción se usan las fibras cortas, permitiendo mejorar la rentabilidad de este cultivo.

Además, esta planta es un insumo refrescante para el sector de la moda: mientras una vaca, de donde viene gran parte del cuero animal, produce 8.625 kilos de CO2 al año, con el cuero vegano se da el efecto contrario, pues una sola planta de fique absorbe 7,5 kilos de CO2 al año y lo convierte en oxígeno. Y a diferencia del algodón, un monocultivo de los que más agua requieren en el mundo (está en el cuarto puesto junto con el maíz), el fique consume tan poco líquido que incluso podría mantenerse con irrigación natural.

Moreno explica que “para la producción de una tonelada de fibra de fique se requiere una décima parte de la energía necesaria para producir una tonelada de fibra de poliéster o polipropileno. Para el tercer año, Fiquetex ayudará al medio ambiente absorbiendo 7.400 toneladas de CO2 al año y para el cuarto año serían 11.400 toneladas de CO2 anuales”.

Es tal el potencial del fique que varios investigadores del país siguen encontrando nuevos usos. Por ejemplo, el Grupo de Investigación sobre Nuevos Materiales (Ginuma) de la Universidad Pontificia Bolivariana logró crear una fibra a base de fique con la cual se puede fabricar denim (la tela de los jeans).

La producción

La planta que se construye en Itagüí tendrá una capacidad de producir tres millones de metros de cuero vegano al año. Lo que servirá de insumo para confeccionar silletería de automóviles, calzado, bolsos, accesorios y prácticamente todos los artículos que se fabrican con cuero animal.

Sin embargo, la fábrica también producirá otros textiles y productos ecológicos. Además del fique, se trabajará con fibras de coco y algodón. Entre el portafolio de productos están las telas para la fabricación de bolsas (que reemplazan el Polytex) y esponjillas para el aseo en general (que usarán colegios, hospitales, hoteles y hogares, entre otros). Además, el impacto no sólo será en el país.

“Ya empezamos con nuestra gestión de calidad y la respectiva estandarización ISO: 9001:2015, puesto que nuestro objetivo es exportar el 80 % de los textiles a países como Australia, Canadá, Reino Unido, Alemania y Holanda para finales de 2023. Nuestra tecnología no sólo es disruptiva, también hace parte de un modelo de economía circular. De esta manera, con el tiempo pretendemos ir reemplazando todos los productos plásticos, como es el caso de las esponjillas sintéticas, por un material 100 % amigable con el medio ambiente como es nuestra esponjilla de fique”, explicó Moreno.

Gracias a la inversión recibida, el cuero vegano a base de fique ya no será una patente más, sino que se convertirá en una alternativa ecológica en la industria de la moda disponible tanto en Colombia como en el mundo.

Comparte en redes: