Colombia, tras una locomotora turística

Hace 20 años llegaban al territorio nacional los mismos turistas que lo hacen hoy. Con el mejoramiento de la seguridad se están recuperando los que dejaron de venir por la ola de violencia que vivió Colombia.

Los cruceros seguirán siendo factor clave en la recepción de viajeros. / AFP

El año pasado llegaron a Colombia 3,7 millones de viajeros, una cifra importante para una nación que pasó de ser un país casi fallido a convertirse en el epicentro de inversionistas internacionales en distintos renglones de la economía.

La meta del Gobierno es llegar a 4 millones de turistas, un número que si bien todavía sigue siendo considerado como menor, tiene un gran potencial de crecimiento e inversionistas internacionales le están apostando con el desarrollo de todo tipo de proyectos.

No es un secreto que desde que mejoró la seguridad en el país los inversionistas empezaron a traer las grandes marcas hoteleras a Colombia, las cuales hoy están consolidadas y con nuevos planes de expansión no sólo en las principales ciudades, sino en capitales intermedias. Incluso en municipios pequeños donde hay proyectos petroleros, mineros, energéticos y portuarios.

La presidenta de Anato, Paula Cortés, considera que la meta del Gobierno no es descabellada, y que de tener cifras de las personas que entran a Colombia por tierra, el número de viajeros que llega al país se superaría.

Cortés, además, señaló que las inversiones para la promoción del país son importantes, pero se requiere más. “Hay que mantener el dinamismo del país en la participación de las ferias internacionales promocionando el destino”.

Gracias a Proexport, Fontur y Marca País, el numero de viajeros que llega a Colombia ha aumentado considerablemente, a tal punto que el PIB del turismo representa el 3,8%, frente a un 9%, que es la media internacional en esta materia, recalcó.

Para este año los recursos que se destinarán para tal propósito superarán los $260 mil millones, cifra importante, pero inferior a la que invierten países como Francia —la nación que más turistas recibe en el mundo—, China, España y Estados Unidos.

De igual manera, la dirigente indicó que “hace 20 años teníamos el mismo número de turistas de hoy. No hemos crecido más, lo que hemos hecho es recuperar los viajeros que dejaron de venir por la época de violencia que vivió el país”.

Expertos internacionales en turismo les han transmitido a las autoridades y a los dirigentes colombianos las experiencias de sus países, las cuales se han venido implementando, lo que ha permitido que se piense en tener turismo de talla mundial.

Uno de los obstáculos es la falta de infraestructura hotelera adecuada, especialmente para atender el nicho de sol y playa. También las deficiencias en la infraestructura vial y aeroportuaria, que si bien ha mejorado, aún requiere mayores inversiones.

El director de la Aerocivil, Santiago Castro, señaló que el país ha avanzado en materia aeroportuaria, pero sostiene que hay que seguir invirtiendo para tener aeropuertos competitivos y más aerolíneas, que son las que al final traen a los turistas.

Para impulsar el destino, Anato realizará en Bogotá esta semana la 30ª Vitrina Turística, la cual tendrá 30 países invitados y por primera vez contará con la presencia de todos los departamentos del país.

Durante el evento se tiene proyectada la realización de 30 mil contactos comerciales, entre los 938 expositores que podrían generar negocios por más de US$15 millones.

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Proexport trabajan en la consolidación de la Marca País.