Colombianos deben a entidades financieras $149,2 billones

Por cada $100 de ingreso los consumidores destinan cerca de $21 para el pago de sus deudas.

La carga financiera de los hogares colombianos se mantiene al margen de un boom crediticio y actualmente por cada 100 pesos de ingresos deben disponer de 21 pesos para el cumplimiento de sus obligaciones de crédito.

Al presentar el informe de Estabilidad Financiera del Banco de la República, Esteban Gómez, director de la unidad, manifestó que la deuda de los colombianos con el sistema financiero asciende a 149,2 billones de pesos.

El informe registra que las familias de menores deben disponer de mayores recursos para el pago de sus deudas, a pesar que son los que tienen menos deuda. Para las familias de estratos altos sus deudas representan el 17,2% de sus ingresos, mientras que para los bajos significa 39,8%.

"En términos de riesgo de crédito, se aprecia que mientras el indicador de calidad por riesgo se mantuvo estable, el de morosidad aumentó levemente, y la relación
entre las provisiones y la cartera vencida disminuyó", dijo el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe.

Aunque la cartera de microcrédito sigue registrando los más altos indicadores de riesgo, en el último semestre del año se observó una desaceleración de su cartera
riesgosa y vencida, indicó Uribe.

Reseña Esteban Gómez que a pesar de la caída de los precios del petróleo, no se presenta un efecto sobre la estabilidad del sistema financiero, debido al bajo apalancamiento de las firmas petroleras con establecimientos de crédito locales apenas el 3,7% de la cartera comercial.

No existe evidencia de una elevada concentración en el nivel de los depósitos de las empresas petroleras en ninguno de los establecimientos de crédito. 

Consistente con esto, ante un escenario de corrida de depósitos de estas firmas, los establecimientos parecen tener niveles de liquidez adecuados para
afrontarlo.

El informe de Estabilidad Financiera destaca que por tipo de crédito, los de comercial y consumo exhibieron un menor indicador de calidad, mientras que el de vivienda se mantuvo estable. Para el caso de microcrédito, se aprecia un mayor indicador.