Comercio mundial no despega

Mientras la OMC está en alerta por los bajos crecimientos del comercio, la OCDE empieza a mostrar señales de optimismo económico.

Según la OMC, la desaceleración del comercio global el año fue por el  débil crecimiento de las economías grandes.  / Archivo
Según la OMC, la desaceleración del comercio global el año fue por el débil crecimiento de las economías grandes. / Archivo

Los cada vez más desesperados intentos por lograr un equilibrio en la economía global, sumados a las grandes limitaciones fiscales, han generado desigualdades que evidencian la dificultad de lograr una sinergia óptima entre las políticas economías de los países más grandes. Por ejemplo, aquellos planes de expansión monetaria en Estados Unidos, se traducen en revaluación de las monedas de países emergentes, abaratando los precios de sus exportaciones.

Esto lo ratifica el último informe revelado por la Organización Mundial de Comercio (OMC), en el que establece que el ritmo de crecimiento del comercio mundial bajó a un 2% el año pasado, en comparación con el 5,2% del 2011. Adicionalmente sugiere que en 2013 se prevé que el comportamiento continuará siendo débil y el crecimiento alcance el 3,3%, mientras que la desaceleración en Europa continúa reduciendo la demanda mundial de importaciones.

Según afirma la OMC, la desaceleración del comercio el año pasado, se atribuye al débil crecimiento de las economías más grandes, y a los constantes episodios de incertidumbre respecto al futuro de la zona euro. Además, la frágil producción y los altos niveles de desempleo redujeron las importaciones y el ritmo de crecimiento de las exportaciones.

"Mientras persista la debilidad económica mundial, las presiones proteccionistas aumentarán y, con el tiempo, podrían llegar a ser abrumadoras. La amenaza del proteccionismo quizás sea mayor ahora que en cualquier otro momento desde el comienzo de la crisis, dado que otras políticas ensayadas para restablecer el crecimiento no han dado resultado", afirmó el director general de la OMC, Pascal Lamy.

Y es que esta situación no sólo aqueja a los grandes, pues países emergentes como Colombia han sentido los coletazos de la crisis. "En febrero de 2013 las ventas externas del país cayeron 6,6% con relación al mismo mes de 2012, al pasar de US$4.999,3 millones a US$4.667,8 millones", según cifras reveladas por el Departamento Nacional de Estadísticas, Dane.

Pero la luz al final del túnel la está divisando la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que vio en febrero "un repunte del crecimiento en la mayoría de los principales países del mundo, en contraste con el dato de hace un mes, cuando constataba diversidad de opiniones y medidas entre las diferentes economías", indicando una recuperación gradual de los principales indicadores de cualquier economía (PIB e inflación).

últimas noticias