A comprar dólares

La masiva entrada de capitales foráneos, que en 2015 ascendería a US$9.000 millones, ha convertido la moneda en un nuevo refugio.

De los US$1.000 millones que el Banco de la República comprará a junio, apenas ha adquirido US$126 millones. / Archivo

El dólar vuelve a erigirse como el objeto del deseo para los inversionistas que operan en Colombia. ¿La razón? La divisa vuelve a situarse nuevamente en los niveles bajos de diciembre pasado, lo cual la convierte (de inmediato) en un nuevo refugio para todos aquellos que busquen comprar los suficientes, con miras a que en el mediano plazo (alrededor de un año) vuelva a subir.

De hecho, ese apetito quedó en evidencia ayer con la compra de más de US$960 millones en el mercado de divisas, lo cual hizo que su valor frente al peso se apreciara en $9,55 y cerrara la jornada en $1.934. Un progreso significativo si se tiene en cuenta que la Tasa Representativa del Mercado (TRM, el cambio oficial) para el martes fue de $1.921,75.

Ese interés repentino se explica en la decisión de la junta directiva del Banco de la República de acelerar su ritmo de compras de dólares para impulsar un poco la tasa de cambio, que en el último mes y medio ha retrocedido alrededor de 6,15%. La confirmación la hizo el propio ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien anunció que las adquisiciones “prácticamente se van a duplicar para atender la nueva coyuntura”.

Claro que ese anuncio ya había sido calculado por el mercado. “Desde hace seis meses el Emisor había anunciado su programa de compra de dólares entre marzo y junio, lapso en el que adquirirá un total de US$1.000 millones. Entre el primero y el 16 de abril había conseguido US$126 millones y confirma que será más agresivo para completar el cupo con los restantes US$874 millones. En realidad, esas palabras no deberían tener un mayor impacto ni en el mercado ni en la tendencia del dólar, que es bajista”, comenta Daniel Velandia, economista jefe de la firma Credicorp Capital.

La verdadera fuerza detrás de la tendencia es la avalancha de dólares que está llegando al país en forma de inversión extranjera, la cual se disparó el mes pasado, cuando JPMorgan anunció que invertirá buena parte de sus capitales en mercados emergentes en la compra de papeles de deuda colombianos. En el argot bursátil, es el inicio de un “efecto manada”, el cual motivará a otros fondos a traer más dólares al país. De hecho, la ANIF calcula que en dos años entrarían US$9.000 millones.

“Para el segundo trimestre se espera que continúe la dinámica llegada de flujos de inversión extranjera en portafolio, además del adelanto de las expectativas de incremento de la tasa de intervención, que frenarían presiones devaluacionistas en el tipo de cambio hasta junio”, comenta Carolina Monzón, analista económica de Corpbanca, quien no obstante destaca que la estrategia del Emisor tiene un objetivo estratégico: “Es la acumulación de reservas internacionales, que en un futuro ayudarán a mitigar posibles choques externos en un entorno de cambio en la liquidez del mundo”.

 

 

[email protected]

Temas relacionados

 

últimas noticias