Conducción autónoma genera acuerdos de compra en Silicon Valley

Los proveedores necesitan el know-how para que los autos puedan ver su entorno en gran medida como lo haría un piloto humano, lo cual significa sensores, cámaras y radares.

Bloomberg

La revolución de la conducción automática en el sector automotor ha generado los dos mayores años de compras de proveedores automotores en una década, en tanto se avecinan más en un momento en que los fabricantes de autopartes tienen dificultades para seguir el ritmo de la transformación tecnológica.

El valor total de los acuerdos vinculados a proveedores automotores en 2015 y 2016 ascendió a US$74.400 millones, según datos recopilados por Bloomberg, excediendo considerablemente en cada uno de esos años el promedio anual de US$17.700 millones de los 10 años anteriores. El número de transacciones valorizadas en US$500 millones o más también creció vertiginosamente hasta 18 el año pasado, el triple del nivel de la década anterior. En lo que va del año ha habido 11 de dichos acuerdos.

El motor que impulsa la ola de consolidaciones es la presión para seguir el ritmo del cambio hacia la conducción autónoma que comenzó hace cinco años. Los proveedores necesitan el know-how para que los autos puedan ver su entorno en gran medida como lo haría un piloto humano, lo cual significa sensores, cámaras y radar, además de la capacidad informática para comprender las oleadas de datos y compartir una parte, como las condiciones del tránsito, de un vehículo a otro. Por otro lado, los fabricantes de partes se abaratan en la medida que la incertidumbre económica y las preocupaciones por el Brexit hacen bajar los precios de las acciones.

“Los banqueros del sector automotor están dedicando más tiempo a lugares como Silicon Valley”, dijo Christian Kames, responsable de banca de inversión para Alemania, Austria y Suiza en Citigroup Inc., y codirector mundial del sector automotor. "Las áreas centrales son electrónica, comunicación y software. Antes, la mayoría de los proveedores no tenía ese tipo de tecnología, pero ahora saben que deben tenerla para establecer los estándares del sector en el futuro”.

Presencia de infoentretenimiento

Próximamente podría haber acuerdos en el área de infoentretenimiento, lo cual permitiría a los fabricantes de partes acceder a la importantísima interfaz entre el conductor y el vehículo. Habiendo una serie de actores más pequeños, el sector resulta atractivo porque las combinaciones probablemente no generarían preocupación en los reguladores de la competencia, dijo Chris McNally, analista con sede en Londres en Evercore ISI. Entre las compañías que podrían ser compradas en su totalidad o en parte figuran Harman International Industries Inc., Visteon Corp y Delphi Automotive Plc, dijo.

“Creo que veremos probablemente algunos acuerdos interesantes más o menos en el próximo año”, dijo McNally. ZF Friedrichshafen AG, Continental AGand y Robert Bosch GmbH tienen una exposición relativamente pequeña al infoentretenimiento, dijo.

La lista de acuerdos de la semana pasada prueba que el sector va camino a eso. ZF, que acaba de salir de su compra de TRW del año pasado por US$12.900 millones, la mayor del sector en ocho años, adquirió una participación de 40 por ciento en el proveedores de radares Ibeo Automotive Systems GmbH y ofertó 4.410 millones de kronor (US$515 millones) el 4 de agosto para ganarle el fabricante de frenos Haldex AB a su competidor alemán SAF-Holland SA. Un día antes, se dijo que Samsung Electronics Co. estaba en negociaciones avanzadas para comprar parte o la totalidad del fabricante de autopartes Magneti Marelli a Fiat Chrysler Automobiles NV en un posible acuerdo por US$3.000 millones. En caso de resultar exitosa, sería la primera compra automotriz de Samsung.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Rionegro tendrá el primer tren ligero del país

“Big Data” aplicado al campo en Colombia