Congreso de Fedegán, marcado por la oposición al Gobierno

Ni el presidente Juan Manuel Santos ni el ministro de Agricultura asistirán al encuentro en el que el senador Álvaro Uribe fue invitado de honor.

José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, y Álvaro Uribe, senador del Centro Democrático. / Cortesía

Este viernes termina en Barranquilla la edición 35 del Congreso Nacional de Ganaderos, liderado por Fedegán. Cerca de 2.000 personas se han reunido en el escenario que recibió en la capital del Atlántico, entre otros, al senador del Centro Democrático y expresidente de la República, Álvaro Uribe, y al gobernador del departamento, Eduardo Verano de la Rosa.

El encuentro ha estado marcado por la ausencia del gobierno nacional, pues ni el presidente Juan Manuel Santos ni el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, fueron invitados. En cambio, el congreso anual de otro de los gremios del sector agropecuario, la Federación Nacional de Cafeteros, que también termina este 2 de diciembre, contó con la participación de Santos, los ministerios de Comercio, Agricultura, Hacienda y el Departamento Nacional de Planeación.

En su discurso, el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, insistió en su denuncia de la que considera una persecución por parte de la administración de Juan Manuel Santos y los riesgos para los productores que ve en lo acordado con las Farc. “El Gobierno quería el apoyo unánime de los gremios, pero encontró la voz disonante de Fedegán, cuestionando con verticalidad y argumento la claudicación de negociar la producción agropecuaria, la política de tierras y la vida rural”, dijo Lafaurie.

Uribe, por su parte, se refirió a que confía en que se lleve a cabo un nuevo plebiscito o referendo de cara al nuevo acuerdo de paz. “Toda mi solidaridad con ustedes. Conmigo cuenten hasta que se caiga esa dictadura. Colombia necesita juventudes vigorosas, con menos política y más decisión. El problema es el cálculo politiquero de los jóvenes”, dijo Uribe.

En el congreso, se eligió a la nueva junta directiva de Fedegán para el nuevo periodo que comienza, hasta la realización del próximo Congreso. “Los ganaderos salieron con la sensación de que hoy más que nunca el gremio sigue unido y se le debe respaldar”, dice un comunicado del gremio.

Fedegán ha sido blanco de críticas desde 2013, cuando el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, le dio un plazo al gremio para que se ajustara a los requerimientos de representatividad y democracia que exige la Corte Constitucional. En 2015, el actual jefe de la cartera, Aurelio Iragorri, con base en informes de la Contraloría General de la República -que señalaban inconsistencias y determinaciones riesgosas para los recursos públicos-, decidió no renovarle el contrato de administración de los parafiscales a Fedegán, manejo que tenía desde 1993.

El año pasado, el fondo parafiscal, Fondo Nacional del Ganado (FNG), entró en liquidación, por ser garante de las deudas de los frigoríficos Friogán, de los cuales el FNG era el mayor accionista. Todos esos elementos se sumaron para que ganaderos de diferentes zonas del país pidieran la renuncia de Lafaurie, quien insiste en que los hechos han sido consecuencia de la persecución política del Gobierno por su desacuerdo con el proceso de paz con las Farc.

Ante la negativa de dar un paso al costado, una facción de los ganaderos, liderados por Alfredo García, del departamento de Córdoba, formaron la Nueva Federación Ganadera (NFG), la cual llevó a cabo su primer gran evento esta semana, con el beneplácito y la participación del presidente Santos y el ministro Iragorri. La NFG es una de las interesadas en quedarse con la administración del nuevo fondo parafiscal, la Cuenta Nacional de Carne y Leche, la cual será adjudicada a principios de 2017.