Contraloría hace hallazgos fiscales en obras con regalías de Risaralda y Caldas

Noticias destacadas de Economía

Viviendas de interés prioritario que no pueden ser habitadas y un colegio que no ha sido terminado, dos de los proyectos más preocupantes, según el ente de control.

La Contraloría alertó este miércoles sobre detrimentos patrimoniales y otras deficiencias en la ejecución de tres obras en Risaralda y Caldas que han sido financiadas con recursos de regalías.

De acuerdo con la investigación del ente de control, hay problemas en la construcción de proyectos de vivienda prioritaria en Santa Rosa de Cabal y Belén de Umbría; en el primer caso se trata de un hallazgo fiscal por orden de $11.106 millones, en el segundo se trata de $845 millones.

Vale la pena aclarar que las regalías son el pago que hacen las compañías petroleras y mineras al Estado por la explotación de recursos naturales no renovables. Con este dinero se hacen inversiones sociales en sectores como educación y salud, entre otros.

Lea también: Radican proyecto para reglamentar reforma a las regalías

Para el caso de Santa Rosa de Cabal, las viviendas no han podido ser habitadas por cuenta de “inexperiencia tanto del contratista, como del interventor”, de acuerdo con un comunicado de la entidad de control. Este proyecto está a cargo de la Promotora de Vivienda de Risaralda.

Esta empresa también está a cargo del proyecto en Belén de Umbría, en donde las viviendas no han podido ser habitadas por no contar con la conexión a servicios públicos.

Estos proyectos generarían 250 viviendas de interés prioritario, destinadas particularmente a madres cabeza de hogar, las cuales beneficiarían a unas 800 personas, según cifras de la propia Contraloría.

Además de no tener contar con conexiones a servicios públicos, lo que las vuelve inhabitables, la Contraloría encontró con los proyectos no cuentan con vías de acceso para personas en situación de discapacidad y presentan “riesgo de alud por inestabilidad del terreno”, argumentó el ente de control.

Por otras parte, en el municipio caldense de La Dorada, la Contraloría identificó un detrimento patrimonial de $662 millones en la construcción de un colegio que no ha sido terminado: el proyecto presenta “deficiencias de planeación y ejecución”, asegura la entidad. La obra fue financiada en su totalidad con recursos de regalías, por un monto total de más de $2.200 millones.

De acuerdo con la Contraloría, el proyecto beneficiaría a más de 18.000 niños y adolescentes de estratos 1, 2 y 3. Los contratos de construcción e interventoría fueron firmados en 2018 y no superaban un plazo de ejecución de siete meses. A la fecha, el colegio no se ha terminado.

“Las demoras se deben a deficiencias en el proceso de planeación y ejecución, que afectaron la terminación en el plazo establecido, conllevando al desequilibrio económico del proyecto e impactando directamente a la población estudiantil beneficiaria del mismo”, argumenta la Contraloría, que también encontró deficiencias en la calidad de los materiales.

El proyecto fue contratado por este municipio caldense con la Unión Temporal RCM y la firma Interventorías, Consultorías y Construcciones S.A.S.

Estos son resultados de un ejercicio de control a nueve proyectos financiados con regalías e estos dos departamentos. En total, la entidad encontró 21 hallazgos administrativos, de los cuales igual número presentan incidencia disciplinaria y 11 incidencia fiscal, por valor total de $13.739 millones.

Comparte en redes: