Contratos sin líos

Se trata de contratos de obras públicas, es decir, aquellos que paga el Estado, que no son concesionados.

Con las mesas de concertación se busca que las obras se concluyan de acuerdo con los contratos suscritos entre las partes y evitar pleitos. /Archivo

Las empresas colombianas de construcción, que se caracterizan por tener un ejército de abogados, antes que de ingenieros, tendrán que cambiar su estrategia y despedir a buena parte de los jurídicos para fortalecer el equipo con expertos en obras civiles, gracias a los acuerdos de buenas prácticas de contratación suscritos entre la Cámara Colombiana de Infraestructura (CCI), el Invías y la Sociedad Colombiana de Ingenieros.

Todo esto suena bien, pues el papel aguanta todo, pero la responsabilidad será de las empresas de ingeniería, que deberán ser honestas y cumplir con lo contractual, señaló el presidente de la CCI, Juan Martín Caicedo Ferrer.

El dirigente gremial señaló que si bien su entidad siempre ha controvertido las cosas malas del Gobierno, considera que los dos procesos de Corredores de la Prosperidad y Mantenimiento, por un valor de $3,6 billones, fueron un ejemplo de la transparencia que deben tener las licitaciones.

El director del Invías, Leonidas Narváez, señaló que este tipo de acuerdos busca que la adjudicación de los contratos sea más equitativa, para lo cual se tendrá en cuenta el tamaño de las empresas. “Se ratifica la entrega de anticipos no mayores al 20%. Estos anticipos seguirán siendo supervisados a través de la figura de la fiducia”.

Narváez señaló que en lo que va corrido del año se han adjudicado 81 contratos por valor de $1 billón y que no se ha presentado reclamaciones o pleitos contra la entidad.

Recalcó que no es ajeno que se presenten problemas en este tipo de contratos, pero que se deben utilizar herramientas como los amigables componedores y que de ser necesario ir a un tribunal arbitramento, las partes deben agilizar los procesos para que sean rápidos y que se mantenga la ejecución de las obras.

El país conoce pleitos importantes como el de Commsa, que no sólo le causaron pérdidas económicas al país por la parálisis de las obras, sino que aún no se han concluido. La Ruta del Sol es el ejemplo más claro de esta irregularidad.

De otro lado, la presidenta de la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI), Diana María Espinosa Bula, señaló que se debe proteger a las compañías nacionales de las extranjeras, sin cerrar la globalidad.

 

 

jchacon@elespectador.com

@jairochacong

 

últimas noticias