Copa Libertadores, ¿en riesgo?

Los principales clubes suramericanos advirtieron que no participarán en uno de los torneos más importantes del deporte si no reciben un aumento del 150 % en los ingresos.

Los clubes rechazan una oferta de un aumento del 40 % en la suma cobrada por participar y ganar la Copa después de que el organismo regional conocido como Conmebol cerrase un nuevo contrato con Fox Sports en noviembre. En mayo, el Departamento de Justicia de Estados Unidos lanzó la acusación de que un acuerdo anterior para televisar el evento con un grupo completamente diferente de empresas se había basado en sobornos.

El caso del Departamento de Justicia sacudió el fútbol, generó caos en el órgano regulador global, la FIFA, y obligó a renunciar a su presidente de hace muchos años, Joseph Blatter. La Conmebol escogió ayer al paraguayo Alejandro Domínguez como su nuevo presidente, después de que en diciembre fuese arrestado su compatriota Juan Ángel Napout, quien se transformó en el tercer líder de la Conmebol implicado en el extenso caso de corrupción en el fútbol desde mayo. Domínguez no quiso hablar antes con los medios y dijo que haría comentarios después de la elección.

“Tenemos plazo hasta el 3 de febrero. Si no nos dan los precios nuevos, no jugamos la Copa Libertadores”, dijo Marco Trovato, presidente del club paraguayo Olimpia. Agregó que el nuevo contrato de televisación para la Libertadores y la Copa Sudamericana vale cerca de US$135 millones. Y señaló que la cifra equivale a por lo menos el doble de la suma del acuerdo anterior.

“Ahora mismo nos darán 40 %, pero tienen que elevar esa suma al 150 %, porque no necesitan ese dinero extra”, dijo Trovato. Su equipo fue finalista de la Libertadores de 2013. Él dijo que las autoridades de los clubes volverán a reunirse con la Conmebol el jueves, cuando el organismo regional explique sus propias necesidades financieras.

América del Sur produce a algunos de los mejores jugadores de fútbol del planeta, pero sus clubes no logran retenerlos por el poder financiero de sus rivales europeos. Lionel Messi, un argentino que este mes fue nombrado el mejor jugador del mundo por quinta vez, tiene como compañeros en la delantera del Barcelona, el campeón europeo, al brasileño Neymar y el uruguayo Luis Suárez. El trío figura entre los atletas mejor pagos del deporte.

“Ese dinero es por el trabajo de los clubes. Necesitamos poder retener a nuestros jugadores”, dijo Daniel Angelici, presidente del club argentino Boca Juniors, uno de los equipos más populares de Sudamérica.

Ninguna región fue afectada tan gravemente por el escándalo del fútbol como América del Sur. Antiguos líderes y los actuales de los diez países que conforman la Conmebol fueron acusados por las autoridades estadounidenses.

Una placa en el lobby del hotel propiedad de la Conmebol donde se realizó la reunión del lunes nombra a once funcionarios que estaban con el grupo cuando se inauguraron las instalaciones en 2011. De esos once, sólo uno no quedó implicado en el esquema de sobornos. “Somos los creadores de los mejores jugadores del mundo y esto nos avergüenza mucho”, dijo Trovoto.