Corte avala IVA de 5% para algunos productos de la canasta familiar

Dice que no grava todos los bienes de primera necesidad y deja exento o excluido del impuesto un grupo amplio de bienes que conforman la canasta básica.

Bloomberg News

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 5% con el que fue afectado algunos productos de la canasta familiar fue avalado por la Corte Constitucional al declarar exequible la norma incluida en la reforma tributaria.

"La Corte Constitucional sostuvo que el artículo 48 de la Ley 1607 de 2012 no es contrario al  principio de progresividad tributaria (CP art. 363). Para llegar a esa conclusión, la Corte tuvo  en cuenta por una parte que el principio de progresividad es una exigencia que la Constitución le hace al sistema tributario como un todo, y no a cada impuesto en específico,  individualmente considerado. No obstante, advirtió que esto no implica una imposibilidad de controlar la constitucionalidad de elementos singulares del ordenamiento fiscal, a la luz del citado principio superior", dice el informe del alto tribunal.

Precisa el informe que la norma demandada "no grava todos los bienes de primera necesidad", además la reforma tributaria aprobada "deja exento o excluido del impuesto un grupo amplio de bienes con los cuales puede conformarse una canasta suficiente para satisfacer las necesidades básicas".

Según de la decisión de la Corte, productos como el café, trigo, centeno, avena, sorgo, maíz industrial, arroz, industrial, harina de trigo, chocolate, pastas, entre otros, seguirán siendo afectados con el pago del IVA del 5% desde el pasado enero de 2013, como fue aprobado en la reforma tributaria de 2012.

El informe dice que "la Corte puede juzgar inconstitucional una norma del sistema tributario, por contradecir el principio de progresividad en materia fiscal, cuando determina que el tributo o elemento “podría aportar al sistema una dosis de manifiesta […] regresividad” (sentencia C-333 de 1993)".

"La Corte advirtió que no aportaba al sistema una dosis de manifiesta regresividad, no sólo porque su contenido no era en sí mismo ostensiblemente regresivo, sino además debido a que el contexto normativo del cual forma parte, prevé suficientes mecanismos para aliviar y compensar los eventuales  ingredientes de regresividad que se pudieran advertir en la disposición", destaca el informe de prensa.

Aclara la decisión de la Corte que "la norma no grava todos los bienes de primera necesidad, y el sistema tributario deja exento o excluido del impuesto un grupo amplio de bienes con los cuales puede conformarse una canasta suficiente para satisfacer las necesidades básicas".

La norma demandada "se inserta en un régimen de IVA con tarifas diferenciales, dentro del cual las más bajas -del 0 o el 5%- se aplican a un amplio haz de bienes de primera necesidad".

Destaca al mismo tiempo el alto tribunal en su decisión de declarar constitucional el precepto demandado, que el "instrumento de devolución parcial del importe pagado en virtud del impuesto, que por sí mismo contribuye o promueve la bancarización, y esta última es un medio para alcanzar mayor eficiencia en el  sistema".