Costos fiscales de normalización de migrantes serán menores a los beneficios: Moody’s

Noticias destacadas de Economía

Existen preocupaciones importantes con respecto a la capacidad del mercado laboral colombiano para absorber la afluencia de migrantes dada que casi la mitad de todos los trabajadores tiene un empleo informal, dice estudio.

La ley de protección temporal a los migrantes venezolanos provocará en el gobierno mayores presiones fiscales, pero en el mediano plazo serán más los beneficios. “Es probable que los beneficios superen los costos a mediano plazo”, precisa un informe de la firma calificadora de riesgo Moody’s Investors Service.

El análisis destaca que la normalización de los migrantes “aumentará el potencial de crecimiento de Colombia mediante la eliminación de barreras que impedían la formalización de trabajadores venezolanos”.

Los costos fiscales que tendrá esa decisión de la administración Duque, “es probable que los beneficios sean mayores que los costos en el mediano plazo”.

Para más información: “La migración venezolana ayudará a la productividad laboral”: Fedesarrollo

Precisa el estudio que esa decisión aumentará el potencial de crecimiento de Colombia mediante la eliminación de barreras que impedían la formalización de trabajadores venezolanos y la expansión de la población en edad laboral.

Recuerda el análisis de la calificadora de riesgo que, el estatuto proporciona un camino para regularizar a más de 966.000 migrantes venezolanos indocumentados, lo que les permite acceder a los servicios sociales, la salud y la educación.

De los 1,7 millones de migrantes venezolanos que se encuentran en Colombia, el 58% tiene entre 18 y 39, mientras que 28% son menores de 18 años.

Explica Moody’s Investors Service que los migrantes aumentan la población en edad laboral de Colombia en 3%. Son en promedio casi cinco años más jóvenes que los colombianos nativos (26 años versus 31), la regularización ayudará a mitigar los efectos económicos y fiscales del envejecimiento de la población.

En febrero de 2019 en entrevista con El Espectador, el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, dijo que la migración venezolana iba a tener “un dividendo importante, en el largo plazo, en términos de productividad laboral”.

“Es migración joven en el contexto de una coyuntura que nos muestra que la economía colombiana se ha venido envejeciendo. En el mediano plazo va a tener un impacto positivo en el mercado laboral”, dijo Mejía en ese momento.

La firma calificadora reconoce que el Banco de la República estimó que la formalización de los migrantes venezolanos aumentará permanentemente la productividad agregada en el país en un 0,9%, y que la afluencia de migrantes aumentaría el crecimiento potencial del PIB entre  0,14-0,17 puntos porcentuales anualmente entre 2015 y 2030.

Las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) son aún más optimistas, con un pronóstico de crecimiento potencial anual que aumentará en un 0,2-0,3 por ciento puntos entre 2017 y 2030 como consecuencia de la afluencia de migrantes venezolanos, dice el estudio de Moody’s.

Entre 2017 y 2019, los gastos asociados a los migrantes venezolanos totalizaron $ 1,3 billones (0,13% del PIB), mientras que los ingresos fiscales generados por los migrantes, ascendió a $800 mil millones (0,08% del PIB), un costo fiscal adicional de $500 mil millones (0,05% del PIB).

Le puede interesar: Spotify busca expandir su huella geográfica a 80 nuevos mercados

Basado en informes del banco central, el informe estima que, el costo fiscal asociado con los migrantes fluctúa entre el 0,2% y el 0,4% del PIB entre 2020 y 2022. Por su parte, el FMI estimó el costo fiscal neto de la migración en 2019 en 0.5% del PIB y espera que la migración resulte en un aumento del 0.6% del PIB en gasto público para 2023.

Advierte el análisis de la calificadora que existen preocupaciones importantes con respecto a la capacidad del mercado laboral colombiano para absorber la afluencia de migrantes dada que casi la mitad de todos los trabajadores (49% a noviembre de 2020) tiene un empleo informal. Y la formalización de los migrantes venezolanos podría conducir a una mayor tasa de desempleo para los trabajadores nativos.

Comparte en redes: