Crayola "pinta" de local en Colombia

La multinacional estadounidense de lápices educativos, que produce a diario 22 millones de herramientas creativas, traerá al país sus líneas de juegos de estimulación y ampliará el canal de distribución nacional.

La compañía produce a diario 13 millones de sus famosos crayones, que no son tóxicos ni tienen olor. / Archivo

Lo que empezó como una línea de producción de colorantes, luego se convirtió en los primeros crayones no tóxicos para que los niños pudieran colorear sobre una superficie de papel y ahora es una poderosa industria multinacional que produce a diario 13 millones de crayones, 2 millones de marcadores, 500.000 tarros de pintura y 170.000 libras de plastilina en el mundo, con los que atiende a 84 países donde tiene presencia. Es una empresa de marca mayor.

La misma que este próximo viernes, de la mano de José Azocar, director de Crayola para Latinoamérica, anunciará su entrada formal al negocio de las actividades de estimulación educativa, de juguetes y de distribución, para hacer más fuerte la presencia de la multinacional en Colombia. “‘Crayola, más de lo que imaginabas’. Esto quiere decir que Crayola no sólo ofrece material de dibujo, sino juguetes que estimulan el aprendizaje, la memoria y, en general, la expresión”, detalla el ejecutivo.

Stefany Vollert, gerenta de la división Crayola en Colombia, ya había recalcado que para lo que resta de este año se vienen “nuevas estrategias que buscan cubrir no sólo el mercado escolar”. Por eso manifestó que “entraremos a ayudar a profesores y padres a estimular la curiosidad de sus niños a través del arte, para así transformar sus sueños en ideas originales e inspiradoras”.

Se refiere, por ejemplo, a que la compañía desarrolló un marcador que aparentemente no tiene color, pero puede sorprender al niño con cuando entra en contacto con un papel especial. “Para un niño, esto es magia”, dice Azocar. Y aunque no revela cifras de participación, es público que el mercado colombiano, que viene creciendo, está por debajo de México, Brasil y Chile.

La marca es tan reconocida que en los mercados en los que está, empezando por el norteamericano, tiene un liderazgo absoluto desde 1903, cuando se fundó la compañía de la mano de Edwin Binney y Harold Smith, dos familiares que le apostaron no sólo al color de sus barras para papel, sino a la tiza blanca, la misma que hoy se sigue usando en las escuelas de negocios más importantes del mundo, de pizarra en pizarra, para formar a los más altos ejecutivos, incluidos los colombianos.

Temas relacionados
últimas noticias

La distorsión del microcrédito