Crece optimismo económico en Brasil

Los economistas consultados por el banco central de este país tienden a coinciden Michel Temer, pese a sus tropiezos iniciales, está bien encaminado.

Michel Temer fue posesionado como presidente interino de Brasil hace un mes. /Bloomberg.

Durante el primer mes como presidente en funciones de Brasil, Michel Temer dio por momentos la sensación de que podía sufrir los mismos problemas que su predecesora, sucumbiendo a un furioso escándalo por corrupción y a un malestar económico profundamente asentado.

Sin embargo, detrás de los titulares con los traspiés de Temer, las perspectivas de recuperación económica han mejorado. Una sensación de normalidad está volviendo también a la ciudad capital, Brasilia, donde los habitantes ya no presencian las protestas políticas masivas y los empujones en el Congreso que caracterizaron el primer semestre del año.

Ciertamente, Temer dejó caer la pelota más de una vez. Perdió a dos integrantes del gabinete por un presunto encubrimiento de corrupción y recibió críticas por estar desconectado de la realidad de Brasil designando un gabinete totalmente masculino sin ministros negros. Que permanezca en el cargo hasta 2018 depende también del resultado del juicio político del Senado a Dilma Rousseff, cuya conclusión está prevista para agosto.

Pese a los contratiempos iniciales, Temer tuvo éxito en lo que podría decirse que más importa, unificando el Congreso brasileño fracturado. Este político de carrera de 75 años ha logrado reunir un amplio apoyo entre los legisladores para una serie de medidas concebidas para reactivar la confianza y generar crecimiento. Los pronósticos económicos han mejorado desde entonces y los mercados financieros se recuperaron durante la mayor parte del mes pasado.

“Cometió sus errores y quizás haya más alboroto pero está bien encaminado”, dijo Klaus Spielkamp, responsable de renta fija en la casa de bolsa Bulltick LLC, que se concentra en inversiones latinoamericanas.

Apoyo parlamentario

Los economistas consultados por el banco central tienden a coincidir con Spielkamp, en tanto duplicaron su pronóstico de crecimiento para 2017 desde que asumió Temer. El presidente en funciones recibió este martes un voto de confianza de los compradores brasileños cuando las ventas minoristas crecieron gracias a un aumento de la confianza de los consumidores.

Gran parte del optimismo deriva de la capacidad de Temer para generar consenso en un Congreso que era abrumadoramente hostil a su predecesora. Bajo la gestión de Temer, la cámara baja aprobó leyes que apuntan a flexibilizar los requisitos para el gasto con una mayoría superior a las tres cuartas partes, en tanto el Senado dio el visto bueno a su candidato para presidir el banco central por una votación de 56 a 13. La Cámara Baja también aprobó a última hora del martes, con algunas modificaciones, un proyecto de ley que se propone limitar la injerencia política en las empresas estatales. Esta legislación requiere que los ejecutivos de dichas empresas tengan experiencia anterior en el mercado y no ocupen puestos de liderazgo en el gobierno, según la agencia informativa de la cámara.

A diferencia de Rousseff, que era famosa por su aversión a las negociaciones políticas, Temer sabe cómo aceitar los engranajes en el Congreso, dijo el analista político André César, fundador de la compañía consultora Hold Assessoria Legislativa en Brasilia. Los desayunos a la mañana temprano o las cenas tarde por la noche suelen ser utilizados para ejercer influencia en los políticos con el fin de que respalden su programa, según dos de sus colaboradores.

El gobierno también enfrenta grandes riesgos y desafíos.

Temer debe renegociar deuda que, según los gobiernos estatales, no pueden reembolsar a Hacienda. No llegar a un acuerdo podría ampliar la brecha presupuestaria en cientos de miles de millones de reales en un momento en que el ministro de Finanzas, Henrique Meirelles, dice que apuntalar las cuentas fiscales es fundamental para reactivar el crecimiento.

Varios miembros del gabinete de Temer y líderes parlamentarios de su partido están siendo investigados en la amplia investigación por corrupción conocida como Operación Lavado de Autos. Las probabilidades de que el propio presidente en funciones sea uno de los objetivos son reales pero remotas. No ha enfrentado acusaciones de haber cometido actos indebidos.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Comenzó el Smart City Business en Medellín