Crecimiento mundial y crisis de deuda en agenda del G7

Los ministros, acompañados por los gerentes de los bancos centrales del G7, también analizarán la salud del sistema bancario europeo.

Los ministros de Finanzas del G7 se reúnen este viernes en Francia para elaborar un plan que ayude a resolver las crisis de la deuda en Europa que hunde a los mercados y fomentar el crecimiento para evitar otra recesión mundial.

Los ministros, acompañados por los gerentes de los bancos centrales del G7, que reúne a las principales economías del planeta, también analizarán la salud del sistema bancario europeo, que se vio sacudido en agosto en las bolsas por las ventas masivas de inversores ansiosos.

La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, se sumará a los ministros de Canadá, Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia e Italia en la reunión de Marsella, a orillas del Mediterráneo.

Francia, el anfitrión que ostenta la presidencia temporal este año del G7 y del G20, dijo esta semana que quiere que en los dos días de reunión haya una "respuesta coordinada" para fomentar el crecimiento, crear empleo y ayudar a resolver la crisis de la deuda.

La regulación financiera también se abordará en un debate presidido por el futuro presidente del Banco Central Europeo, el italiano Mario Draghi.

La nueva administración de Libia, cuyos combatientes han puesto fin a 42 años de régimen de Muamar Gadafi, también ha sido invitada para un seguimiento del apoyo económico a la llamada primavera árabe anunciado en el encuentro del G7 en mayo.

La nueva administración libia se sumará a las delegaciones de Túnez, Egipto, Marruecos y Jordania para explicar cómo piensan relanzar sus economías y conocer el tipo de ayuda que pueden esperar de las mayores potencias mundiales.

La reunión de Marsella se inicia un día después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, anuncie en un esperado discurso las medidas para fomentar la creación de empleo de Estados Unidos y revivir la economía y alejarla de la recesión.

El ministro francés de Finanzas, Francois Baroin, dijo que la reunión de Marsella seguirá la iniciativa de Obama.

La reunión tiene lugar en un momento de alta tensión política en las principales economías europeas por la crisis de la deuda, cuyos gobiernos luchan para sacar adelante profundas reformas y medidas de austeridad en los Parlamentos.

La reunión del G7 de Marsella también se centrará en los tipos de cambio después de que el ministro Finanzas de Japón reiteró que tratará de convencer a sus socios de que un yen fuerte es una amenaza para la tercera economía mundial.

Los analistas consideran que la reunión tendrá un significado añadido después de que el Banco Nacional Suizo fijó un cambio mínimo para el franco suizo, que no ha parado de apreciarse en los últimos meses, de 1,20 francos por euro.

Más países, incluido Japón, podrían verse ahora animados a proteger sus respectivas economías del impacto de las pronunciadas fluctuaciones en los mercados de divisas, dicen los analistas.

Los ministros del G7 no harán un comunicado final el sábado, pero el ministro francés ofrecerá una conferencia de prensa.

Temas relacionados
últimas noticias

La distorsión del microcrédito