Crisis de Brasil lleva a partido de Rousseff a repensar futuro

El Partido de los Trabajadores se vio sacudido por un escándalo de corrupción hace dos años que llevó a la cárcel a varios de sus líderes.

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil. Archivo

El izquierdista Partido de los Trabajadores de la presidenta suspendida Dilma Rousseff debe replantearse su futuro ante inminentes derrotas electorales en un contexto de fuertes escándalos de corrupción y la peor recesión en décadas, dijeron dos de sus líderes.

El partido, conocido como PT, tiene que hacer más por restablecer los vínculos con su tradicional base de votantes de cara a la campaña por las elecciones municipales en octubre, dijo Humberto Costa, jefe del bloque del partido en el Senado. La votación tendrá lugar en momentos en que Brasil se esfuerza por salir de una terrible crisis económica que ha generado un desempleo de dos dígitos.

“La crisis actual llevó al PT a reconectarse con sindicatos y movimientos sociales populares”, señaló el senador Costa el jueves. “Ahora necesita asegurarse de que esa conexión perdure”.

El Partido de los Trabajadores, a cuya fundación contribuyó el predecesor de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva, se vio sacudido por un escándalo de corrupción hace dos años que llevó a la cárcel a varios de sus líderes, acusados de financiar campañas por vías ilegales y aceptar sobornos. La policía detuvo brevemente a Lula para interrogarlo y se estima que Rousseff perderá un juicio político por otras acusaciones. Ambos niegan haber cometido acto ilícito alguno.

Oportunidad perdida

Sin embargo, el partido de trabajadores más grande del país perdió la oportunidad de distanciarse de la política tradicional y aprobar medidas más estrictas sobre financiamiento de campañas, dijo Costa en la sala de senadores en Brasilia.

“El PT surgió como una propuesta alternativa a la cultura política tradicional de Brasil pero terminó por formar parte de esa misma cultura”, dijo Costa. “Ahora debe seguir adelante e instrumentar reformas profundas”.

El PT, que conserva la segunda minoría en la cámara baja del Congreso, podría sufrir en octubre una de las peores derrotas electorales desde su creación en 1980. Una alta funcionaria del partido que pidió que no se revelara su identidad dijo que esperaba pérdidas electorales considerables en la mayoría de las grandes ciudades del sur, medio oeste y sudeste, las regiones más ricas de Brasil.

La elección más importante para el partido será en Sao Paulo, la ciudad más grande del país, donde el alcalde del PT, Fernando Haddad, busca un nuevo mandato, dijo Costa. Las encuestas de opinión ubican al alcalde en el cuarto lugar.

En otras regiones más favorables a Rousseff, el proceso de juicio político podría contribuir al reencuentro de partidarios tradicionales del PT ya que muchos ven su apartamiento del cargo como un plan de las élites del país para tomar el poder, dijo Costa.

En un acto reciente en la ciudad de Fortaleza, en el noreste del país, un dirigente del Movimiento de Trabajadores sin Techo de Brasil advirtió que Temer no hace más que esperar que se apruebe el juicio político a Rousseff para despojar a los trabajadores de sus derechos constitucionales, según informe subido al sitio web del PT.

El Senado votará a comienzos de septiembre si destituye a Rousseff por acusaciones de financiamiento ilícito del gasto público. Tanto Rousseff como Lula son investigados, además, por obstrucción de la justicia en la investigación de corrupción, acusación que ambos niegan, informó el diario Estado de Sao Paulo esta semana.

Temas relacionados