Crisis fiscal en EE.UU.

El acuerdo para revertir los recortes automáticos puede tardar meses y las cumbres de último minuto no logran generar un consenso.

El presidente Barack Obama ha lanzado la advertencia de que los Estados Unidos deben prepararse para una larga crisis fiscal y una economía más débil, al decir que podría tardar meses antes de que la Casa Blanca y el Congreso lleguen a un acuerdo para revertir los amplios recortes al gasto que se presentaron el día de ayer.

El presidente de los Estados Unidos habló desde la Casa Blanca luego de que una cumbre con líderes del Congreso no lograra generar un acuerdo de último minuto para detener el secuestro, que es el programa que creará recortes de US$85.000 millones al gasto. Éste entraría a regir para el fin de septiembre y que será de US$1,2 billones durante la próxima década.

La crisis de secuestro es el último capítulo en una larga batalla en torno a la política fiscal de Estados Unidos, que incluye una situación muy cercana a un cese de pagos en agosto del 2011 y el acuerdo de enero para prevenir los enormes incrementos a los impuestos que golpearían a la economía de los Estados Unidos.

Obama dijo que tenía la esperanza de que los republicanos eventualmente aceptaran su opinión de que en el nuevo paquete para aumentar el recaudo debería incluirse un alza en los impuestos para los ricos, y que esto reemplace los recortes amplios que el presidente ha calificado como “idiotas” y “arbitrarios”.

Sin embargo, sugirió que este tipo de cambio de opinión era poco probable en el corto plazo. “Puede demorarse un par de semanas. Puede tomar un par de meses, pero seguiré insistiendo en ello. Y en mi opinión, finalmente lo que prevalece es el sentido común”.

 

últimas noticias

Gobierno insiste en IVA para la canasta familiar