Crudo de esquisto, con freno

Mientras EOG registró un crecimiento de 33% en su producción en Estados Unidos en 2014, analistas le auguran un incremento con una desaceleración de 7% para este año. La compañía ha decidido aplazar proyectos de extracción.

La producción de la mayor compañía en la explotación de esquisto de EE.UU. rondará los 280.000 barriles diarios en 2015. Bloomberg

EOG Resources, la mayor productora de petróleo de esquisto de Estados Unidos, espera que el rápido crecimiento en la producción que había registrado durante los últimos años se detenga en 2015, una señal que es aún un abrebocas de cómo los débiles precios están golpeando a la industria.

La compañía les dijo a los analistas que están “intencionalmente eligiendo retornos sobre el crecimiento”. Sin embargo, agregó que si los precios repuntan a cerca de US$65 por barril el próximo año, desde los US$50 en promedio de hoy, podría retomar el crecimiento a dos dígitos en 2016.

EOG está recortando los gastos de capital aproximadamente en un 40% este año, lo que se desacelera el desarrollo de sus reservas con el fin de evitar vender demasiado de su crudo durante lo que podría ser una cotización débil de corto plazo.

Sus planes, que son similares a los de otras grandes productoras como Devon Energy, apuntan a una aguda desaceleración en el crecimiento de la producción de crudo en Estados Unidos, o incluso una caída durante este año.

Noble Energy, otra empresa exploradora y productora en Estados Unidos, dijo que planeaba recortar su gasto de capital cerca de un 40% en 2015 y que espera que su producción en el país crezca 4% en promedio en la variación de 2014 y este año.

EOG ha sido una de las más grandes historias de éxito enmarcadas en el boom del petróleo de esquisto en Estados Unidos, pues casi cuadruplicó su producción entre 2010 y 2014. No obstante, la compañía prevé su producción diaria en el país para este año en un rango entre 264.000 a 293.000 barriles, casi el mismo promedio de 282.000 por día que se reportó el año pasado.

Jonathan Wolff, de la firma Jefferies, estimó que al final de este año la producción en Estados Unidos de EOG estará corriendo a un ritmo de cerca de 7% por debajo de lo visto a finales de 2014.

La abrupta desaceleración contrasta bruscamente con 2014, cuando la producción en terreno estadounidense creció 33%. Wolff escribió que EOG había hecho “exactamente lo correcto”, pero que sus planes serían una decepción para su “base de accionistas orientada hacia el crecimiento”.

Las acciones abrieron 9% a la baja luego de los anuncios de la compañía, pero rápidamente ganaron terreno. Al cierre del jueves, los títulos iban perdiendo 2%, para ubicarse en US$93,80.

EOG es una de las firmas de exploración y producción financieramente más sólidas en Estados Unidos, con un retorno de capital que es significativamente más alto y deudas que son claramente más bajas que el promedio del sector, con un total de US$3.800 millones.

Al igual que sus rivales, sin embargo, está poniendo freno a su actividad de perforación de una manera dramática en respuesta a los bajos precios internacionales.

Reducirá a la mitad el número de plataformas hasta tener 27 y se enfocará en desarrollar sus proyecciones más rentables en las áreas de Eagle Ford y Dalware Basin, ambas en Texas. El yacimiento de Bakken, Dakota del Norte, sigue siendo un área central, pero se le destinará menor capital, añadió EOG, con sólo 25 pozos terminados este año, en comparación con 59 el inmediatamente anterior.

La productora ha decidido dejar su crudo un tiempo más bajo tierra, puesto que la mayor producción se genera mayormente en el primer año. Unos precios bajos afectarían significativamente las finanzas.

Los ejecutivos dijeron a sus inversionistas que si los precios regresan a cerca de US$65, sería posible alcanzar “muy altos” retornos de capital, se podría cubrir el gasto en los pozos y, eventualmente, retomar los ritmos de crecimiento.

Temas relacionados