Datos de EE.UU. causaron revuelo

Las débiles cifras de empleo en Estados Unidos profundizaron una venta masiva en las acciones de Europa y en los futuros de las bolsas de EE.UU., debilitaron el dólar con respecto al euro y motivaron una maniobra hacia activos más seguros, como los bonos del gobierno estadounidense.

Los débiles datos de generación de empleo en EE.UU. llevaron a que en las principales plazas bursátiles se registraran caídas.  / AFP
Los débiles datos de generación de empleo en EE.UU. llevaron a que en las principales plazas bursátiles se registraran caídas. / AFP

Aunque la tasa promedio de desempleo en EE.UU. cayó a 7,6%, la economía sumó tan sólo 88.000 empleos nuevos, según los datos de nóminas no agrícolas. Esto en comparación con los 190.000 que predecían los economistas.

“Según la tendencia actual, la tasa de desempleo no alcanzará el objetivo de la Fed de 6,5% hasta algún momento en el siguiente verano, lo cual sugiere que la liquidez del programa de relajamiento cuantitativo de la Fed debería mantenerse generosa durante algún lapso adicional”, dijo en una nota a los clientes Dan Morris, estratega en la división de Administración de Activos de JPMorgan.

No obstante, los datos sopesados al principio de la jornada en Wall Street hicieron que el promedio Industrial Dow Jones cayera 0,9%, y el S&P 500 perdiera 1%.

Los mercados de Europa, que ya eran débiles, cayeron todavía más. El dólar estadounidense se redujo 0,4% con respecto al euro; el índice FTSE Eurofirst 300 se redujo 1,9% para llegar a su punto más bajo en un mes y los retornos sobre los bonos franceses y austriacos llegaron a su punto récord más bajo.

El desánimo en la mayoría de las bolsas se produjo luego de un estallido de euforia en Japón. El promedio de acciones Nikkei 225 aumentó hasta 4,7%, a su nivel más alto desde agosto del año 2008, luego de que el Banco de Japón anunciara unas compras sin límite previsto, cuyo propósito es doblar la base monetaria en el lapso de dos años. Es una maniobra sin precedentes para eliminar décadas de deflación.

“El relajamiento cuantitativo anunciado ayer por el Banco del Japón es una política de shock y sorpresa”, escribieron los analistas de ING y señalaron que, en relación con el tamaño de la economía, el plan de compra de bonos del Banco de Japón es tres veces más grande que el último programa de relajamiento cuantitativo de la Fed.

El viernes la moneda de Japón llegó a su punto más bajo en tres año y medio con respecto al dólar, cuando fue valorada en Y97,21.

LONDRES

 

 

últimas noticias