"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 5 horas

De la escuela del Emisor

Al igual que Juan Pablo Zárate (actual codirector del Emisor), Ana Fernanda surge del esfuerzo del Banco de la República en entrenar economistas.

Ana Fernanda Maiguashca, nueva codirectora del Emisor.  / Cortesía
Ana Fernanda Maiguashca, nueva codirectora del Emisor. / Cortesía

Ana Fernanda Maiguashca, recientemente nombrada por el presidente Santos como nueva codirectora del Banco de la República, es una sobresaliente economista que durante el principio de su carrera profesional formó parte del equipo técnico del Emisor, bajo la batuta del hoy gerente general José Darío Uribe y del exministro de Hacienda Alberto Carrasquilla.

Al igual que Juan Pablo Zárate (actual codirector del Emisor), Ana Fernanda surge del esfuerzo del Banco de la República en entrenar economistas sobre el funcionamiento real del mercado y hoy en día se puede considerar como una de las personas más expertas del país sobre el mercado financiero, el mercado de capitales y el mercado cambiario.

También formó parte de la Superfinanciera, donde desempeñó un papel activo en el fortalecimiento de la regulación y supervisión del sector financiero con el propósito de evitar burbujas en el sistema y promover la transparencia del mismo. Posteriormente, estuvo liderando el equipo de regulación financiera en el Ministerio de Hacienda, de donde pasó rápidamente a ser viceministra técnica en reemplazo de Rodrigo Suescún. Desde allí, junto con Juan Ricardo Ortega, lideró el diseño de la recientemente aprobada reforma tributaria.

La conocí cuando era técnica del Emisor y desde el principio me impresionó por su motivación y su deseo de hacer trabajo técnico de primera calidad. Cuando busqué a un director de regulación financiera para el Ministerio de Hacienda, recibí las mejores referencias de ella, tanto de exfuncionarios del Gobierno como de observadores internacionales y actores del mercado. Su ascenso al Viceministerio se debió a un reconocimiento por su compromiso en el diseño de políticas públicas beneficiosas para el país y por la honestidad intelectual en el manejo de los temas del sector financiero. Tener en el Banco de la República una mujer de sus calidades enriquecerá en muchos sentidos el trabajo y las direcciones de la junta directiva. Lo que más alegría me da es que ella forma parte de un semillero de promisorios economistas jóvenes para el servicio del país.