De Leona a Leonisa en 60 años

La marca de ropa interior celebra este martes, en el lanzamiento de Colombiamoda, su sexta década de existencia. Es símbolo de un longevo emprendimiento que ahora quiere explorar el mercado masculino.

Leonisa presenta hoy un desfile en Colombiamoda para celebrar su cumpleaños número 60. / AFP
Leonisa presenta hoy un desfile en Colombiamoda para celebrar su cumpleaños número 60. / AFP

Los hermanos Joaquín y Julio Urrea Urrea fueron las mentes que imaginaron y crearon hace 60 años Leonisa, una de las empresas de ropa interior femenina más importantes del país y con presencia y negocios en el exterior. La compañía celebra hoy, durante el primer día de Colombiamoda 2016, su sexta década de existencia, con un desfile en el que participarán más de 40 modelos de todo el país y en el cual presentará su nueva colección. Además dispondrá un módulo especial que servirá tanto de mostrador como de museo, pues los espectadores verán algunos de los artículos más emblemáticos de esta marca a través de los años. (Lea: Los emprendedores que quieren explotar Colombiamoda)

Leonisa es una larga historia de emprendimiento. Prácticamente comenzó cuando Joaquín Urrea tenía 12 años e inició su primer negocio. Era 1935 y, gracias a $15 que le prestó su hermano, arrendó un pequeño local en Guatapé (Antioquia). Años después se desplazó al entonces Viejo Caldas y, junto con su familia, su padre y tres hermanos, abrió un almacén llamado Volga, en donde vendían mercancía de todo tipo. Este establecimiento fue el lugar donde los Urrea vendieron sus primeros modelos de ropa interior femenina. (Lea: Reforma tributaria debe apoyar el emprendimiento)

En ese entonces las combinaciones de corpiños que usaban las mujeres no variaban mucho. Tras experimentar con unos encajes y prendas de satín, Joaquín Urrea imaginó los primeros conceptos de ropa interior. Después de desbaratar los modelos convencionales y de encontrar la ayuda de una costurera, esos bocetos se materializaron y dieron vida a la primera colección de esta familia que crearía Leonisa.

Lo que comenzó como un experimentó llegó a ser el producto principal del negocio de los Urrea. El negocio creció tanto que el pequeño local se convirtió en una cadena de almacenes y la familia se vio obligada a buscar unas instalaciones más amplias en Medellín, donde había un mercado más grande y contarían con mejores condiciones técnicas para producir al punto que la demanda de sus productos les exigía.

La marca se llamó al comienzo Leona, que si bien era un nombre que ya tenía una compañía americana, no fue impedimento porque no estaba registrada. Sin embargo, como resultado de una protesta por parte del Club Leones, el equipo creativo de la empresa de confección se reunió y buscó un nuevo nombre, uno que le daba un toque más femenino: Leonisa. Al mismo tiempo, los hermanos Joaquín y Julio Urrea Urrea fueron nombrados socios administradores de la compañía.

En la actualidad, Leonisa tiene sedes en más de 20 países y presencia en más de 100. Es una de las empresas pioneras en la venta por catálogo y cuenta con avanzadas máquinas textiles que le permiten producir telas de última tecnología. Además está en proceso de llegar a un mayor público, con productos para mujeres más jóvenes y niñas. Y no es todo: la compañía está incursionando en la ropa interior masculina por medio de la marca Leo, un mercado en el cual ven una importante oportunidad de negocio por explotar.

Sofía Muñoz, miembro del equipo de diseño de Leonisa, destacó el potencial que tiene el mercado masculino argumentando que los hombres tienden a ser diligentes con respecto a estas prendas. “Recientemente se hizo un estudio en el que se halló que buscan ante todo la comodidad”, afirmó.

De acuerdo con el informe de la actividad textil que emitió la Superintendencia de Sociedades en 2015, Leonisa es la tercera empresa del sector confección: en 2014 tuvo ingresos operacionales de $366.709 millones, lo que representó un crecimiento de 8,9 % frente a lo registrado en 2013. Además, es en la actualidad la empresa 288 más grande de Colombia, con una utilidad neta de $37.000 millones. Y con su continua política de innovación esta compañía espera seguir impulsando el sueño de la familia Urrea, en especial el de Joaquín.