La de Zamora, una renuncia cantada

El director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Armando Zamora, dimitió al ser cuestionado por la Contraloría General de la República debido a un contrato para comprar sísmica, a los privilegios educativos dados a los hijos de los funcionarios y al manejo del margen de comercialización de las regalías.

Los cuestionamientos de la Contraloría General de la República a un contrato para la adquisición de sísmica, el supuesto uso indebido de un fondo para la educación y un aparente manejo defectuoso del margen de la comercialización de las regalías pusieron en el ojo del huracán al director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Armando Zamora, quien no resistió la presión y ayer dimitió al cargo que ocupaba desde hace ocho años.

Ayer, la contralora Sandra Morelli Rico, señaló que no existe sustento jurídico para que la ANH costee los gastos del estudio de los hijos de los funcionarios que trabajan en la agencia y manifestó que la auditoría del ente de control a la entidad continuará.

A su vez, el senador Jaime Durán Barrera, aseguró que se han desviado de la ANH más de $10.000 millones de pesos “destinados para investigaciones científicas y tecnológicas los cuales han sido invertidos en becas de los hijos de los directivos”. Según el congresista, el ex director de la Agencia recibió $66,7 millones en becas para sus hijos.

Barrera aseveró también que de la ANH provino plata para dar viáticos a docentes de la Universidad de Caldas. Además señaló que de $52.000 millones girados a las Fuerzas Militares para adquirir sísmica, no se ha comprado ni un solo kilómetro.

¿Qué hay detrás de haber dado un paso al costado frente a la dirección de la ANH?
Vi que toda la información que estaba saliendo en los medios y debates estaba distorsionada, exagerada. Era para mí muy difícil rectificarla. Hablé en Palacio, analizamos las cosas y llegamos a la conclusión de que este es un buen momento. Se cerraron los procesos pendientes. Lo venía pensando hace como un año, pero por cosas de difícil manejo con los medios, tocó materializarla. Ahora queda la casa lista para el próximo impulso.

¿Pudo conversar con la contralora y tuvo acceso al informe del ente de control?
Es un informe sólo para nosotros. Antes de que saliera comenzaron a salir cosas en la prensa que nos tocaba rectificar. Dimos unas primeras explicaciones para que la opinión no estuviera mal informada, pero tuvimos que escribir una respuesta, dar los argumentos y probar que habíamos hecho las cosas bien. Eso lo entregamos el jueves pasado. Tuvimos una mesa de trabajo y aspiro a que nos hayan escuchado.

Hay congresistas que dicen que su renuncia se había demorado…
La que lo dice más vehementemente es mi mujer. A ella le paro más bolas.

¿Aún sus hijos son beneficiarios del fondo creado para financiar educación?
El fondo está suspendido, habiendo recibido esa opinión de la Contraloría. El consejo directivo lo suspendió para revisar cómo obtiene el visto bueno de los entes de control. Por ser funcionario tuve derecho y quien lo estableció fue el consejo directivo; era un derecho parte de mi remuneración como el de todos los funcionarios.

La ANH está al límite de su capacidad. ¿Qué viene para la entidad?
Hay un proyecto que contempla un aumento importante de la planta de personal y del número de directivos que asumen responsabilidad. En este momento somos tres. Se está proponiendo que sean 16 cargos en el nivel directivo e intermedio. Ya se puede desconcentrar la carga, porque es demasiada responsabilidad. Tres personas respondíamos hasta por los errores de los demás.