Déficit presupuestario de EE. UU. llega a US$3.100 millones por pandemia

Noticias destacadas de Economía

El déficit como parte de la economía aumentó un 16%, el más alto desde 1945, basado en el producto interno bruto del segundo trimestre.

La economía más grande del mundo acaba de registrar su mayor déficit fiscal. El déficit presupuestario de Estados Unidos se disparó a más de US$3,1 billones en el año fiscal del Gobierno que terminó en septiembre. Esto aumentó la deuda nacional hasta superar el tamaño de la economía, después de que legisladores abrieron el gasto para suavizar el golpe de la pandemia de coronavirus, según datos del Departamento del Tesoro el viernes.

Lea también: Lotería de visas EE. UU. 2022: ¿Quiénes pueden aplicar y cuáles son las condiciones?

El déficit como parte de la economía aumentó un 16 %, el más alto desde 1945, basado en el producto interno bruto del segundo trimestre. Al final de la crisis financiera de 2009, la proporción se acercaba al 10% antes de reducirse lentamente hasta 2015.

El gasto federal aumentó 47,3 % a US$6,55 billones en el año fiscal 2020, impulsado por el aumento de los desembolsos para la compensación por desempleo y para pequeñas empresas después de los cierres ordenados por el Gobierno para mitigar la propagación del coronavirus.

La economía comenzó a entrar en recesión en febrero y los ingresos del Gobierno disminuyeron 1,2 % respecto al año anterior. Los ingresos por impuestos sobre la renta de personas naturales y jurídicas cayeron este año en comparación con el anterior.

La pandemia y las medidas del presidente Donald Trump y el Congreso para limitar el daño económico rápidamente marcaron el comienzo de una era de déficits y endeudamientos aún mayores.

Por su parte, la Reserva Federal desató un esfuerzo masivo de política monetaria para reactivar la economía. El banco central recortó la tasa de interés de referencia a casi cero en marzo y espera mantener los costos de endeudamiento muy bajos durante los próximos años.

El presidente de la FED, Jerome Powell, advirtió la semana pasada sobre una recuperación débil sin la ayuda adicional del Gobierno y dijo que proporcionar demasiado estímulo no sería un problema.

La idea de preocuparse por los déficits después es ahora más fácil porque es más barato para el Gobierno pedir crédito. De hecho, los pagos de intereses federales de este año han disminuido debido a la caída de los rendimientos.

Aun así, la relación deuda-PIB está ahora por encima de 100 % y es probable que los préstamos continúen aumentando durante las próximas tres décadas.

La más reciente perspectiva presupuestaria a largo plazo de la Oficina de presupuesto del Congreso proyecta que la deuda federal del público representará un enorme 195 % del producto interno bruto en 2050, a medida que la población envejece y pesa más sobre el seguro social y Medicaid.

Powell y otros funcionarios de la FED dicen que ahora no es el momento de preocuparse por el déficit porque el desempleo sigue alto y la pandemia ha acabado con muchas empresas. Pero a largo plazo, es una preocupación potencial porque podría desplazar la inversión privada y, en casos extremos, provocar una inflación que podría disminuir el valor del dólar, la moneda de reserva mundial.

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

Economía internacional