Las desavenencias entre Gobierno y transportadores

El primer vehículo de carga ya fue incautado, en cumplimiento de las medidas que anunció el presidente Juan Manuel Santos para controlar las manifestaciones de los transportadores.

Ayer fue incautado el primer tractocamión en el país por bloquear una vía nacional, justo después de que el presidente Juan Manuel Santos anunciara fuertes sanciones para los transportadores que participaran por vías de hecho en bloqueos y actos violentos en las carreteras durante el cese camionero que ya completa 39 días.

Precisamente, entre las duras sanciones está la inmovilización e incautación de los vehículos que impidan el tránsito por las vías; la cancelación de la licencia de conducción, la matrícula del automotor y la licencia de operación del propietario y/o empresas, y la imposición de multas hasta por $480 millones.

Asimismo se habilitará temporalmente a los vehículos particulares para que transporten carga y se establecerá un centro logístico para facilitar el movimiento de carga en coordinación con los empresarios y los transportadores que quieren trabajar. Con la militarización de las vías, en las que fueron desplegados 23.000 soldados y policías, el Gobierno busca asegurar el abastecimiento y evitar actos violentos.

Orlando Ramírez, director de ATC, uno de los gremios que mantienen la protesta, aseguró que la orden que les han dado a los manifestantes es que no recurran a las vías de hecho y le pidió al Gobierno que no los trate como delincuentes. Por su parte, los empresarios agremiados en la Andi dieron su total respaldo y apoyo a las decisiones de la administración Santos. “En este sentido respalda la decisión de judicializar las acciones que van en contra de la población, las amenazas, el intento de desabastecimiento y la restricción a la movilidad de los colombianos”.

El jefe de Estado apeló a la urgencia de salvaguardar la “seguridad alimentaria” y agregó que el Gobierno no va a permitir que los precios de los alimentos suban permanentemente debido a estas movilizaciones, que el sábado cumplen 39 días. “Vamos a proteger el interés de todos los colombianos sobre los intereses económicos de unos pocos. Es inaceptable que para levantar el paro se tenga que mantener un sistema de chatarrización que no es más que un foco de corrupción”, afirmó Santos.

Declaró además que su gobierno siempre ha sido respetuoso de la protesta social mientras sea pacífica, pero, ante los recientes focos de violencia, su administración no va a ceder a las amenazas. “Si aceptamos las exigencias que están sobre la mesa, se suben un 10 % los productos de la canasta familiar. Eso no lo podemos aceptar”.