Desempleo: históricamente bajo

El Gobierno aseguró que la generación de puestos de trabajo ha sido posible por la política económica dirigida a promoverlos, como el PIPE y la inversión en obra pública.

En Bogotá la cifra de desempleados llegó al 8,0% en el trimestre. / Archivo

“En octubre la tasa de desempleo fue 7,8 %, cuando en el mismo mes del año pasado fue de 8,9%”. Con este anuncio, Mauricio Perfetti del Corral, el director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), soltó el dato que, después de la acostumbrada medición mensual de la entidad, revela que es la “es la cifra más baja desde 2001”.

Eso, básicamente, quiere decir que durante el décimo mes del año los colombianos que tenían trabajo sumaban 22 millones 211 mil, la población desocupada registró un millón 877 mil personas, mientras que la población inactiva alcanzó los 12 millones 370 mil y en ella se incluyen, por ejemplo, los niños y los ancianos. En la misma estadística se encontró que 7 millones 827 mil ciudadanos manifestaron su interés por mejorar sus condiciones laborales y 2 millones 622 mil no sólo expresaron su interés de querer mejorarla, sino que hicieron algún tipo de gestión para conseguirlo.

El presidente Juan Manuel Santos, en su cuenta de Twitter, dijo que “en generación de empleo somos cabeza de serie en América Latina”. Y resaltó que “en este gobierno hemos creado 2’575.000 trabajos”. Por eso, Cárdenas fue enfático en que “el Plan de Impulso para la Productividad y el Empleo (PIPE) ha sido un instrumento eficaz que ha promovido el empleo y los resultados de generación en la construcción son positivos en los últimos meses, como reflejo del plan. Además, la adecuada ejecución del gasto público también ha promovido mayor ocupación en la economía, ya que el empleo relacionado con servicios de administración pública es cercano al 8%”.

Detalla el documento del departamento estadístico que las ciudades con mayores tasas de desempleo en el trimestre agosto-septiembre-octubre fueron Quibdó, con un 18,1%; Armenia, con un 13,9%, y Cali, que registró un 13,3%. Y en contraste, las que menores porcentajes mostraron fueron Barranquilla, con el 8,0% y Bogotá y Bucaramanga con el 8,3%.

Y es precisamente Quibdó materia de preocupación para el gobierno. Rafael Pardo, ministro de Trabajo, dijo que “allí estamos en proceso de ampliar un call center que se instaló y duplicar su capacidad, y esperamos que haya más ocupación cuando se active la construcción de 1.500 viviendas gratis y la ampliación del acueducto”.

Por su parte Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, consideró que tras conocerse los resultados del DANE hay que reconocer que “el incremento en empleos formales ha sido efectivo y en el campo la tasa de desocupación fue del 5,5%”. Sin embargo, dejó claro que “persisten los trabajos sin remuneración en las áreas rurales, un tema que hay que atacar de fondo”.

Las reacciones no se hicieron esperar. Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, fue enfático en que las cifras son el resultado de “una política económica dirigida a promover el crecimiento económico y la generación de empleo” y explicó que se dieron porque en Colombia hay “en general, un ambiente macroeconómico estable, que son importantes no solamente para reducir el desempleo en la economía, sino también para consolidar resultados en materia social”.

Temas relacionados