Desocupación afecta a 2,1 millones de colombianos

Analistas consideran que la tasa de desempleo de junio es reflejo de la desaceleración que afecta a la economía. Dicen que no es aún calamitoso ese nivel, pero sí es para prender alarmas.

Por ciudades, el mayor desempleo en el trimestre móvil abril-junio de este año se presentó en Quibdó con 17,8 % y Cúcuta con 14,9 %. / Archivo
Por ciudades, el mayor desempleo en el trimestre móvil abril-junio de este año se presentó en Quibdó con 17,8 % y Cúcuta con 14,9 %. / Archivo

El desempleo sigue quitándoles el sueño a los colombianos y al mismo Gobierno. Los primeros, por no encontrar solución a su desocupación o por miedo a perder el actual, y el segundo, porque son tasas de las más altas de la región. En junio de este año la tasa de desempleo subió a 8,9 % desde los 8,2 % en que estaba en 2015.

Pese a que analistas consultados achacan ese mayor desempleo a la desaceleración de la economía, desde el Ejecutivo consideran que la presión por un puesto de trabajo en el mercado laboral es originada porque un número mayor de personas han salido a buscar un empleo. Muchos aprovechan la temporada de vacaciones para conseguir ingresos adicionales para satisfacer algunas de sus necesidades.

El director del DANE, Mauricio Perfetti, señaló que en junio se crearon 194.000 puestos de trabajo. Explica que en el trimestre abril-junio de este año la tasa de desempleo se ubicó en 8,9 %, “con tasas de participación y ocupación altas”. Admite Perfetti que el mayor desempleo en junio tuvo su origen en la desocupación que se registró en las trece ciudades donde se ubican los mayores centros de producción, con su área metropolitana. Para junio de 2016 en estas ciudades la tasa de desocupación llegó a 10,2 %.

Para el rector de la Universidad del Rosario, José Manuel Restrepo, el comportamiento de la tasa de desempleo de junio “confirmaría la desaceleración, pero que además está afectando los objetivos del empleo”. La respuesta a la consulta de El Espectador fue entregada vía redes sociales desde Inglaterra.

El director del DANE indicó que “la variación de la tasa de desempleo nacional en junio estuvo explicada principalmente por las trece ciudades, y en particular por el incremento de la tasa global de participación de la ciudad de Bogotá”. Explicó que en los últimos doce meses el desempleo fue de 9,1 %, “con la tasa de participación y ocupación más alta de los últimos 16 años”.

Perfetti remarcó que construcción, las actividades agropecuarias y las empresariales fueron las ramas que mayor desempleo generaron en el trimestre abril junio de este año.

El economista y excodirector del Banco de la República, Salomón Kalmanovitz, dijo que la tasa de desocupación de junio, de 8,9 %, “refleja la desaceleración de la economía. Es un aumento apreciable de la tasa de desempleo, pero tampoco es calamitoso”. Resaltó que se está presentando una desaceleración ordenada de la economía.

El DANE resaltó que construcción, agricultura y restaurantes impulsaron la generación de nuevos puestos de trabajo. Kalmanovitz considera que la construcción como generadora de empleo es importante y que la agricultura “ha sido beneficiada por la devaluación”. Por su parte la ministra de Vivienda, Elsa Noguera, aseguró que “los programas de vivienda que impulsamos desde el ministerio, así como el trabajo que hacemos para llevar agua potable a más zonas del país, son los que están permitiendo que este sector genere mes a mes nuevas plazas de empleo”.

Por ciudades, el mayor desempleo en el trimestre móvil abril-junio de este año se presentó en Quibdó con 17,8 % y Cúcuta con 14,9 %. La capital nortesantandereana sigue afectada por la crisis de la economía venezolana.

“Luego, a una mayor inflación, ahora sumamos un mayor desempleo, lo que debe prender por lo menos la inquietud de cómo frenar esa desaceleración del crecimiento para sortear el momento económico”, advierte José Manuel Restrepo.

A muchos de los analistas consultados les preocupa el comportamiento del subempleo. Según el DANE, el subempleo objetivo pasó de 11,3 % hace un año a 10,3 %, en tanto que el subjetivo de 29,4 % hace un año a 29,3 % en 2016. César Ferrari, catedrático de la Universidad Javeriana, señaló que “tal vez el problema más serio que tiene Colombia no es el desempleo abierto, sino el subempleo. Si bien los primeros no tienen ningún tipo de ingreso, el de los segundos es muy precario, en unas condiciones muy complicadas”.