Diputados franceses votaron en favor del tratado fiscal europeo

El tratado obliga a los 25 países firmantes a no sobrepasar a medio plazo un déficit "estructural" de 0,5% del Producto Interior Bruto (PIB).

Los diputados franceses aprobaron el martes la ratificación del tratado fiscal europeo que instaura la "regla de oro" de equilibrio presupuestario, al que se opone una parte de la izquierda por considerar que el texto consagra las políticas de austeridad.

El tratado obliga a los 25 países firmantes a no sobrepasar a medio plazo un déficit "estructural" -es decir que no tienen en cuenta los avatares de la coyuntura- de 0,5% del Producto Interior Bruto (PIB).

La Asamblea Nacional (Cámara Baja) lo aprobó por 477 votos a favor, 70 en contra y 21 abstenciones. Nueve diputados no participaron en la votación.

Doscientos ochenta y dos diputados de izquierda votaron a favor del tratado, es decir ocho votos más que la mayoría absoluta (274 de los 547 votos expresados), según el detalle de la votación publicado por los servicios de la Asamblea.

Es decir que los votos de la oposición de derecha no fueron determinantes para su aprobación.

El presidente, François Hollande, se congratuló inmediatamente por ese resultado. "Esta mayoría amplia dará a Francia una capacidad suplementaria de hacer oír su voz, es decir que nos permitirá avanzar en la reorientación de Europa que yo emprendí desde mi elección", dijo.

El tratado, y "más allá (...) el paquete europeo que yo presenté (...) permite a la vez tener estabilidad, disciplina, seriedad, pero también crecimiento", sostuvo el presidente socialista.

El resultado de la votación no planteaba ninguna duda, dado que el tratado es apoyado tanto por el Partido Socialista en el poder como por la oposición conservadora y los centristas.

La única incógnita que se planteaba era política, es decir que mayoría votaría por el tratado, al que habían manifestado su oposición la izquierda radical, gran parte de los ecologistas e incluso algunos diputados socialistas.

El texto será examinado a partir del miércoles por el Senado. Dado que el Partido Socialista no tiene la mayoría por sí solo en la Cámara Alta, el aporte de la oposición será indispensable esta vez.

El partido de la derecha, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), y los centristas no cesan de repetir que el tratado es el mismo que fue firmado en marzo por el expresidente Nicolas Sarkozy, mientras que el gobierno y los socialistas insisten en el "pacto de crecimiento" para completarlo, obtenido por el presidente François Hollande en la cumbre europea de junio pasado.

Pese a todo, el Partido Socialista obtuvo en la Asamblea el "voto de izquierda mayoritario" que deseaba.

Por su parte, las sesenta organizaciones que convocaron la manifestación contra la austeridad que reunió en París el 30 de septiembre a decenas de miles de personas, estimaron que "no ha terminado la batalla" contra el tratado fiscal.

Paralelamente, la Asamblea debatió el lunes el proyecto de ley orgánica para aplicar la "regla de oro". La votación en la Cámara Baja está prevista el miércoles, antes de que el texto sea sometido al Senado, a fin de mes.

Ese texto instaura un organismo de control de las finanzas públicas (Alto Consejo de Finanzas Públicas), encargado de verificar la fiabilidad de las previsiones macroeconómicas y de pronunciarse sobre el respeto de la trayectoria de las finanzas a medio plazo.

Temas relacionados