Dólar alto, ¿bendición o maldición?

Mientras Estados Unidos da señales de robustecimiento económico, la monedas alrededor del mundo se desploman.

El dólar alto ejerció presión para una caída a US$65 del precio del crudo. / AFP

Las monedas de los mercados emergentes cayeron a sus niveles más bajos en 14 años, golpeadas por un dólar más fuerte y la caída en los precios del petróleo, que llegó a US$65 el barril, su punto más crítico en cinco años.

El Índice de Monedas de Mercados Emergentes JPMorgan, que mide la fortaleza de una variedad de tasas de cambio de países en desarrollo con respecto al dólar, cayó a su nivel más bajo desde que comenzó en el 2000.

El dólar más fuerte generó mayores presiones sobre el precio del crudo, que cayó 4% el lunes para llegar a US$65, generando grandes presiones sobre las compañías de energía y los países productores de petróleo.

ConocoPhillips, la compañía de gas y petróleo de Estados Unidos, reveló que gastaría aproximadamente 20% menos el próximo año que en el 2014, en una señal de cómo la caída en el precio del crudo está forzando a los grandes productores a reducir sus planes de gasto de capital.

Los mercados emergentes han sido golpeados por un aumento sin pausa del dólar, exportaciones más débiles generadas por un crecimiento más lento en China, y precios más bajos de los commodities, que han golpeado a los exportadores de recursos naturales, como Rusia, Nigeria y México.

Rusia, que ya está teniendo dificultades lidiando con las sanciones de Occidente por su participación en la crisis de Ucrania, sufrió hace poco la peor caída en un día en el rublo desde la crisis financiera de 1998. La naira de Nigeria cayó a su nivel históricamente bajo de 187 por dólar estadounidense este mes. Una moneda en depreciación puede ser una ventaja para algunos países, porque sus exportaciones son más competitivas. Sin embargo, también hace más costosas sus importaciones, generando más inflación, y aumentando el costo de su deuda en dólares.

"Lo que está sucediendo ahora en los mercados emergentes tiene más que ver con factores externos que internos", dijo Alan Wilde, director de ingresos fijos de Barings Asset Management.

Pero incluso las naciones que son grandes consumidoras de petróleo, y que deberían beneficiarse de un barril más barato, como Turquía y Sudáfrica, se han visto afectadas por la caída en la moneda.

Las fuertes caídas pusieron de relieve la línea que divide a los Estados Unidos, que, por una parte, está dando señales de una recuperación económica más sólida que el resto del mundo, y por otra el crecimiento sigue siendo anémico.

Las cifras publicadas ayer arrojaron que la recesión de Japón era más profunda de lo que se había reportado, mientras el Banco Central Europeo ha reducido de forma aguda sus pronósticos de crecimiento para la Eurozona. Estos datos contrastan con el flujo de noticias optimistas que provienen de los Estados Unidos, como el informe inesperadamente positivo de empleo publicado la semana pasada.

Esto ayudó a que el dólar ayer aumentara a su nivel más alto en un sólo día desde la crisis financiera de 2008. Ha habido advertencias de que un dólar fortalecido podría pesar sobre otros activos, en particular en los mercados emergentes.