Dólar: camino a los $2.700

La alta volatilidad y la caída del precio del petróleo producirían un nuevo máximo histórico en el mercado cambiario local.

El dólar cerró en $2.670. / Bloomberg
El costo del dólar ha sido el principal mensajero en el territorio colombiano del drama de la crisis griega. El rompimiento de la barrera de los $2.600 por tercera vez en el año refleja que la posible salida del país heleno de la Unión Europea es también un aspecto relevante para la economía nacional, sobre todo porque podría ser el catalizador para que la tasa representativa del mercado (TRM) supere la barrera de los $2.700, un nivel del que se está cada vez más cerca, ya que la tasa de cambio local ganó ayer $32 y cerró en $2.670.
 
El índice de volatilidad de los mercados mundiales, el Vix, da muestras del aumento de la incertidumbre por el drama griego. El referente se sitúa en los 18 puntos, muy cercano de la barrera de los 20 puntos que es considerado el nivel en el que los inversionistas migran hacia activos más seguros, provocando que los más riesgosos, como las acciones y las divisas, pierdan interés.
 
Juan David Ballén, analista de Casa de Bolsa, explicó que “el dólar es muy sensible al aumento de la volatilidad. Aunque el valor de la divisa estadounidense con respecto al euro no ha mostrado mucha variación por la morosidad helena, las monedas de los países emergentes sí se han visto altamente perjudicadas. Y Colombia ha sido la que más ha sentido el efecto, demostrándolo por medio de este nivel de la tasa de cambio que podría romper los $2.700”.
 
El mercado cambiario colombiano está recibiendo un doble golpe, pues la volatilidad generada por Grecia también ha golpeado el precio del petróleo, uno de los principales culpables de la devaluación y de la desaceleración económica del último año en Colombia. El referente de crudo ligero de Texas (WTI) y el indicativo del mar del Norte (Brent) han caído casi US$8 en la última semana y actualmente fluctúan alrededor de los US$53 y US$57, respectivamente. Niveles que están por debajo de pisos técnicos calculados por el mercado, lo que advertiría sobre la posibilidad de que la tendencia bajista continúe.
 
“La reciente volatilidad que hay en los mercados mundiales por causa de Grecia podría tener consecuencias de mediano y de largo plazo. Sea cual sea el resultado de la morosidad helena, el efecto será fortalecimiento del dólar en todo el mundo como consecuencia de la debilidad del euro. Además, a este efecto hay que sumar los demás factores que también presionan la tasa de cambio hacia arriba, incluso hasta los $2.800. Por ejemplo, el alza cada vez más cercana de la tasa de interés de la Reserva Federal, el posible aumento de las exportaciones de crudo por parte de Irán y la complicada situación de los mercados chinos”.

 

últimas noticias