Donald Trump es más rico en propiedades, pero está más endeudado

La riqueza de Trump es objeto de debate desde hace décadas, y las estimaciones del mega-millonario han sido más altas que las realizadas por otros.

Durante el año en que pasó de ser un aspirante improbable a la presidencia a presumible candidato republicano, Donald Trump asumió más deuda y vendió al menos US$50 millones de acciones y bonos. Al mismo tiempo, creció el valor de sus campos de golf y de la torre en Manhattan que lleva su nombre.

Tales son las conclusiones de una valuación actualizada de la riqueza del hombre que se apresta a aceptar la candidatura de su partido este jueves por la noche en Cleveland. Si bien el desempeño de los activos más importantes de Trump es desparejo, su patrimonio neto creció hasta US$3.000 millones en el Bloomberg Billionaires Index, en comparación con US$2.900 millones un año atrás.

La riqueza de Trump es objeto de debate desde hace décadas, y las estimaciones del mega-millonario han sido más altas que las realizadas por otros. Desde que se convirtió en candidato, repite su afirmación de que tiene más de US$10.000 millones, lo cual, dice, es una demostración de su éxito como empresario. Las estimaciones de las revistas Fortune y Forbes en este último año ascienden a menos de US$5.000 millones.

El cálculo de Bloomberg se realizó conforme su metodología para tasar las fortunas de los multimillonarios más ricos del mundo. Utiliza información recopilada a partir de la divulgación financiera de Trump a la Comisión Federal Electoral en mayo, documentación presentada sobre hipotecas, registros inmobiliarios, acuerdos de arrendamiento, informes anuales de los campos de golf europeos de Trump, datos del mercado sobre las tasas de alquiler, ocupación y capitalización, ventas de hoteles y condominios y entrevistas con personas conocedoras de los activos que pidieron no ser identificadas por ser estos de capital cerrado.

Valor de marca

“Existen numerosas formas, generalmente aceptables, de tasar las propiedades comunes y las muy codiciadas, de las que tenemos muchas”, dijo la Trump Organization en un comunicado por correo electrónico cuestionando la metodología y la valuación de Bloomberg. Bloomberg “subvalora considerablemente nuestras propiedades por no tener en cuenta componentes fundamentales generadores de valor”.

Una de las diferencias entre las estimaciones de Trump y las de Bloomberg es el valor de su marca personal. Trump ha dicho que su capacidad para otorgar licencias de su nombre y su imagen para todo, desde hoteles internacionales hasta colchones, tiene un valor de US$3.300 millones. Bloomberg le asigna un valor de US$35 millones, o sea ventas únicas provenientes de acuerdos de licencia en curso.

Si bien Trump no ha explicado cómo llega a su cifra, indicaría un múltiplo de ventas de casi 100, sobre la base de la ganancia promedio que reveló por comisiones de gestión y regalías, ajustada para 12 meses. El coeficiente precio/ventas más alto para cualquier empresa del Índice S&P 500 es 18 veces las ventas. Bloomberg valúa más bajas a las empresas de concesión de licencias dado que su estructura y su rentabilidad es desconocida, y en razón de que algunos acuerdos de los que Trump obtuvo dicha ganancia el año pasado se suspendieron a raíz de la controversia generada por su campaña.

Temas relacionados