Draghi asegura que BCE decidirá en 2015 aplicar más estímulos monetarios

Las bolsas europeas cayeron después de que Draghi pospusiera hasta el primer trimestre del próximo año la aplicación de más estímulos monetarios.

Bloomberg News

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, aseguró que el consejo de gobierno decidirá aplicar más estímulos monetarios probablemente en el primer trimestre de 2015.

Previamente el consejo de gobierno del BCE decidió mantener su tasa de interés rectora en el mínimo histórico del 0,05 % para impulsar la actividad económica en la zona del euro.

En la primera rueda de prensa en el nuevo edificio de la sede central del BCE, Draghi señaló que, "a comienzos del próximo año, el consejo de gobierno revaluará los estímulos monetarios logrados, la expansión del balance y las perspectivas para los precios".

El presidente del BCE explicó que el consejo de gobierno debatió la aplicación de varias opciones de expansión cuantitativa (estímulos monetarios) y que no fue unánime en ello, pero precisó que ese tipo de decisión no lo precisa, en alusión a la oposición del Bundesbank.

El euro se disparó y llegó a los 1,24 dólares tras las declaraciones de Draghi y la revisión a la baja de los pronósticos de crecimiento e inflación.

Previamente el euro se había mantenido alrededor de los 1,23 dólares, el nivel más bajo desde hace dos años, porque las expectativas de más estímulos monetarios presionan a la baja su cotización.

Las bolsas europeas cayeron después de que Draghi pospusiera hasta el primer trimestre del próximo año la aplicación de más estímulos monetarios pues los participantes en los mercados esperaban más liquidez.

El BCE revisó a la baja una décima sus pronósticos de crecimiento de la zona del euro para 2014, hasta el 0,8 %, y seis décimas para 2015, hasta el 1 %, frente de los cálculos de septiembre.

También rebajó sus previsiones de inflación una décima para este año, hasta el 0,5 %; cuatro décimas para 2015, hasta el 0,7 %, y una décima para 2016, hasta el 1,3 %, respecto a los pronósticos de septiembre.

La debilidad del crecimiento económico de la zona del euro lleva al BCE a tener que plantearse estímulos artificiales para impulsar la economía y la inflación.

"También evaluaremos el impacto más amplio de los cambios recientes en el precio del petróleo en la tendencia de la inflación a medio plazo en la zona del euro", señaló Draghi.

"El consejo de gobierno sigue siendo unánime en su compromiso de usar instrumentos no convencionales dentro de su mandato" para afrontar un periodo demasiado prolongado de baja inflación, agregó.

"Esto podría implicar alterar a comienzos del próximo año el tamaño, el ritmo y la composición de nuestras medidas", aseguró el banquero italiano.

"En respuesta a la petición del consejo de gobierno, el personal del BCE y los comités relevantes del Eurosistema han dado un paso adelante en los preparativos técnicos de más medidas, que se podrían implementar de forma oportuna en caso necesario", indicó.

El presidente del BCE explicó que el consejo de gobierno había debatido la posibilidad de comprar todo tipo de activos excepto oro.

"En la rueda de prensa, el BCE ha realizado otro movimiento inconfundible hacia una compra de deuda soberana en grandes cantidades al anunciar su presidente Draghi la expansión cuantitativa para comienzos del próximo año", consideró el economista jefe de Commerzbank, Jörg Krämer.

Además, Draghi dijo que el BCE tiene la intención de aumentar su balance en un billón de euros, señalando que es un objetivo a diferencia de anteriores comunicados, en los que sólo dijo que la entidad esperaba que se incrementara en esa cantidad.

Los analistas consideran que el mercado de bonos de titulización y de bonos garantizados, donde el BCE ya ha intervenido, es muy pequeño para que el balance del BCE pueda aumentar en un billón de euros, por lo que será necesario que adquiera deuda soberana en grandes cantidades.

Asimismo Draghi defendió la efectividad de la aplicación de una expansión cuantitativa, como se hizo en Estados Unidos y en el Reino Unido, frente al escepticismo que han manifestado algunos miembros del comité ejecutivo y del consejo de gobierno.

Temas relacionados