EADS y BAE, la fusión aérea que se malogró

Los intentos de crear un gran gigante europeo que compitiera contra la estadounidense Boeing colapsaron este miércoles, en medio de la furia de los inversionistas frente al manejo de un negocio multimillonario que habría transformado a la industria aeroespacial del planeta.

EADS es dueño de Airbus.  / AFP
EADS es dueño de Airbus. / AFP

Los funcionarios en Londres, París y Berlín se culparon entre sí por no haber apoyado el trato de 36.000 millones de euros entre BAE Systems, el campeón de defensa británico, y EADS, el grupo más grande de tecnología aerocivil de Europa. Entretanto, los inversionistas acusaron a BAE de haber obstaculizado una estrategia que les habría podido generar ganancias. Incluso hubo insinuaciones de que Ángela Merkel, la canciller de Alemania, vetó el trato el martes en la mañana.

Sin embargo, desde Berlín se dijo que Londres y París nunca resolvieron la disputa en torno a la cantidad de acciones que debería tener el Estado una vez se concretara la nueva compañía. Un alto funcionario alemán le dijo al Financial Times que Merkel llamó a François Hollande, presidente de Francia, exigiéndole una “decisión rápida” para extender las conversaciones o acabar con el trato. Según otra persona cercana, la canciller simplemente le dijo a Hollande que cancelaba el acuerdo.

En Alemania confesaron que el gobierno de su país tenía serias reservas en torno a la viabilidad y el sentido estratégico del acuerdo.

Las acciones de BAE cayeron ayer 1,4% para llegar a 320,9 puntos. Las acciones de EADS aumentaron 5,3% para llegar a 27,48 euros, uno de los saltos más grandes este año, aunque siguen estando un 7,4% por debajo de su precio anterior a la filtración de la noticia en septiembre.

De hecho, Invesco Perpetual, principal accionista de BAE, criticó el intento de unión a una compañía de defensa aeroespacial.

Temas relacionados
últimas noticias