Economía de 2015 crecerá cerca del 3,2%, admite Banrepública

Para el primer trimestre de este año el emisor considera que el PIB se expandió 2,7%.

José Darío Uribe, gerente del Banco de la República.Bloomberg News

La economía en este año seguirá desacelerada como efecto de la caída de los precios del petróleo en el mercado internacional y el equipo técnico del Banco de la República considera que la economía registrará un crecimiento de entre un rango de 2% y 4% para un pronóstico probable de 3,2%, reveló el gerente del banco central, José Darío Uribe.

Para el primer trimestre de este año, el banco considera que el producto interno bruto registró una expansión de 2,7% con un rango de 2% y 3,5%.

En cuanto a la inflación, José Darío Uribe indicó que terminará este año muy cercana al umbral del rango meta que está entre 2% y 4%.

En su presentación del informe Situación actual y perspectivas de la economía colombiana, el gerente del Banco de la República indicó que la inflación comenzará a ceder hacia 2016 y se espera que ese año esté cercana a 3%. 

En el segundo semestre de 2015 la inflación debería iniciar su convergencia a la meta de largo plazo, en la medida en que la oferta de alimentos se normalice. Si bien se espera que el traspaso de la depreciación del peso a los precios de los bienes transables continúe por unos meses, las escasas presiones de demanda y los menores costos de producción y del transporte, originados por la caída del precio del petróleo, contribuirán a compensar estas alzas.

Reseña el banco que los pronósticos sugieren que la inflación terminará cerca del límite superior del rango meta en 2015 y continuará su convergencia hacia 3% en 2016.

Dice el informe que la economía colombiana se está ajustando a las nuevas condiciones externas. Los ingresos por exportaciones han caído debido a los menores precios internacionales de varios productos de exportación, en especial del petróleo. También, por el comportamiento de las exportaciones industriales. Respecto a la demanda interna, el consumo y la inversión en algunos sectores se han desacelerado, situación coherente con la pérdida de dinámica del ingreso nacional y con los menores incentivos a invertir en los sectores productores de recursos naturales.

Considera el equipo técnico del emisor que en el primer trimestre el PIB se expandió 2,7% y que para los siguientes trimestres se espera que la fortaleza del mercado laboral, la solidez del sistema financiero y la dinámica del crédito contribuyan a moderar la desaceleración prevista del consumo. Asimismo, que la inversión en obras civiles y la construcción continúen dinámicas.

También, que la devaluación real del peso vaya teniendo un impacto positivo sobre el comportamiento de los sectores que exportan y los que compiten con importaciones. En la medida que el impacto del choque petrolero se disipe, es natural esperar que la economía retorne a su tendencia de largo plazo.