'Que EE.UU. crezca, mejor forma de impulsar economía mundial'

"Cuando Estados Unidos esté creciendo de nuevo, es más probable que el mundo crezca también", afirmó Obama

El presidente de EE.UU., Barack Obama, volvió a salir el miércoles en defensa de sus recetas para impulsar la recuperación de su país y dijo que la mejor manera de impulsar la economía global es reactivar la de la primera potencia mundial.


"Cuando Estados Unidos esté creciendo de nuevo, es más probable que el mundo crezca también", afirmó Obama durante un discurso en la segunda jornada de la Iniciativa Global Clinton, que congrega esta semana en Nueva York a destacados dirigentes de todo el mundo.


Sin impulsar la creación de empleo y el crecimiento económico que lleva aparejado, dijo el mandatario, es "mucho más difícil" sostener la "crítica ayuda al desarrollo" y las alianzas con el resto de la comunidad internacional


Obama aprovechó el foro para defender sus dos propuestas estrella para afrontar la crisis, por un lado el plan de empleo presentado hace dos semanas al Congreso y, por otro, su iniciativa para reducir el déficit aumentando los impuestos a los más ricos.


El plan de empleo puede que no sea la "solución mágica" que ayude a resolver todos los problemas, dijo durante su discurso, pero se mostró confiado en que permitirá que más estadounidenses abandonen las listas del paro.


La propuesta, bautizada como Proyecto de Ley para los Empleos Estadounidenses, necesita el visto bueno del Congreso, pero ha sido duramente criticado por la oposición republicana, que controla en estos momentos la Cámara de Representantes.


El gobernante volvió a dejar patente en público su "frustración" por las luchas partidistas que separan a los políticos en Washington y aseguró que "no le hacen ningún favor" a los ciudadanos.


En ese punto, despertó las carcajadas del público al reconocer que siente "envidia" del expresidente Bill Clinton (1993-2001), quien siguió el discurso al otro lado del escenario.


Una vez que abandonas la Casa Blanca "tratas con gente que es razonable todo el tiempo", añadió Obama al referirse a Clinton.


El dirigente estadounidense repitió los pilares básicos de sus propuestas y mencionó en concreto la importancia de las infraestructuras, al asegurar que han contribuido al crecimiento de EE.UU. durante el último siglo.


La propuesta para impulsar la creación de empleo prevé inyectar unos 450.000 millones de dólares en la economía e incluye obras públicas, recortes de impuestos y una extensión del subsidio por desempleo, entre otros aspectos.


A más de dos años de terminada la peor recesión en casi ocho décadas, el índice de desempleo en EE.UU. se mantiene por encima del 9 % de la fuerza laboral y un 43 % de las personas en paro han estado sin un empleo por más de seis meses.


Mientras, el plan para combatir el déficit contempla un aumento de los ingresos del Estado en 1,5 billones de dólares, procedente del incremento del impuesto para los más ricos y la eliminación de las exenciones concedidas por el expresidente George W. Bush (2001-2009).

Temas relacionados