EE.UU., a toda velocidad

La economía de ese país creció 5% en el tercer trimestre del año, superando de lejos todas las expectativas, que estaban en 3,9%. Y ello gracias al consumo y la inversión.

El aumento en las compras de los estadounidenses ayudó a jalonar el crecimiento de la economía. / Bloomberg

La economía de los Estados Unidos avanzó a toda velocidad durante el tercer trimestre de 2014, según datos revisados que arrojan un crecimiento anualizado a un ritmo de 5%. La revisión final inusualmente grande, con respecto al estimativo previo de 3,9%, impulsado por el consumo y la inversión, sugiere que la economía se estuvo acelerando incluso antes de la reciente caída en los precios del petróleo.

Esto aumentará la presión sobre la Reserva Federal de Estados Unidos para que considere aumentos más agresivos en las tasas de interés, luego de que tan solo hiciera cautos cambios de comunicación en su reunión de la semana pasada.

La lectura de crecimiento fue la más fuerte desde el tercer trimestre de 2003 y se produjo luego del similarmente rápido ritmo de 4,6% en el segundo trimestre. Esto demuestra que la recuperación de Estados Unidos se ha movido este año hacia una base más sólida.

“El crecimiento que se publicó con respecto al PIB de Estados Unidos fue superlativo”, dijo Mike Jakeman, analista global del Economist Intelligence Unit. “La creación de empleo está moviéndose a su velocidad más fuerte en 15 años. Más personas trabajando implica más ingreso, que implica más gasto privado, que implica más inversión empresarial, que implica más contratación”.

Las revisiones al consumo sumaron 0,7% al crecimiento, con aproximadamente 0,3% de esto viniendo de la salud, arrojando una volatilidad en las cuentas nacionales que fue generada por la implementación de las reformas a la salud del presidente Barack Obama.

El otro 0,3% de aumento provino de la inversión empresarial. Las revisiones son particularmente alentadoras porque se originan en fuentes centrales de demanda.

No obstante, la mayoría de los economistas no esperan que haya un crecimiento así de fuerte en el último trimestre del año y los pedidos de bienes durables, que se consideran el principal indicador de la inversión futura, cayeron 0,7% en noviembre, según datos nuevos publicados esta semana.

“A los niveles reportados actualmente, vemos los datos como consistentes con un ritmo más lento de gasto en inversión y actividad manufacturera”, dijo Jesse Hurwitz, de Barclays en Nueva York.

El S&P 500 también subió durante la temprana jornada comercial del martes, luego de cerrar el lunes en su punto más alto del año. El promedio industrial Dow Jones también llegó a 18.000 por primera vez.

Una combinación de fortaleza económica en los Estados Unidos y una Reserva Federal que promete paciencia con respecto a las tasas de interés ha demostrado ser atractiva para los inversionistas de capital. Con una ganancia de 8,6% este año, el Dow Jones se ha mantenido a un nivel más bajo que el S&P 500, que es más amplio y que ha aumentado 12,7%.