EE.UU. urge a Europa a dejar atrás divisiones para salir de crisis de deuda

Los ministros de Economía europeos buscan mostrar un frente unido para acelerar el segundo plan de ayuda a Grecia.

Estados Unidos urgió este viernes a Europa a dejar atrás las divisiones para salir de la crisis de la deuda y evitar una declaración de "defaults en cascada" por parte de las economías europeas más amenazadas.

Durante una reunión informal en Polonia de ministros de Economía de la Unión Europea, el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, señaló estar inquieto por el "conflicto entre los gobiernos y el Banco Central Europeo (BCE)" por la crisis de la deuda.

"Todo el mundo debe trabajar en forma conjunta (...) con el fin de evitar riesgos catastróficos para los mercados financieros y evitar los defaults en cascada", declaró el funcionario estadounidense al margen de los debates de dos días que se celebran en Breslavia, Polonia.

Los ministros de Economía europeos buscan mostrar un frente unido para acelerar el segundo plan de ayuda a Grecia, aprobado el 21 de julio pasado, y de esa manera rescatar al país y estabilizar la economía de la Eurozona.

"Las medidas contempladas en el plan de julio deben ser finalizadas, ratificadas y ejecutadas", subrayó el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, durante una conferencia de prensa.

La cita en Polonia, que ostenta la presidencia temporal de la UE, ocurre bajo una fuerte inestabilidad de los mercados, temerosos de que la crisis de la deuda se traslade a otros países como Italia y España, tercera y cuarta economía europeas, y de una nueva recesión mundial.

"Esa es la única manera de avanzar", dijo Rehn a los periodistas, casi dos meses después de la cumbre de julio, en la que las autoridades europeas aprobaron un segundo paquete de ayuda a Grecia por 160.000 millones de euros, que contempla una fuerte participación del sector privado y una flexibilización del fondo de rescate europeo.

Este segundo plan de rescate aún debe ser aprobado por los gobiernos y parlamentos de los 17 países de la Eurozona. Hasta ahora sólo lo han hecho Francia, Bélgica y Luxemburgo.

Pero para avanzar, aún quedan varios asuntos espinosos que resolver como el acuerdo entre Finlandia y Grecia, en el que Helsinki le pidió a Atenas garantías a cambio de su ayuda, lo que suscitó el temor de que varios países hagan lo mismo, en momentos en que crecen las dudas de que el país heleno pueda pagar su gigantesca deuda.

últimas noticias