"El acuerdo con las Farc es de beneficios compartidos": Elisabeth Wood

La profesora de la Universidad de Yale asegura que una de las claves para la paz es que se respeten los derechos de propiedad que adquieran las víctimas.

Elisabeth Wood, profesora de la Universidad de Yale. / Gustavo Torrijos

Elisabeth Wood es profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de Yale, nombrada en 2010 como miembro de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias. Es reconocida por su investigación en temas como guerras civiles, insurgencia y violencia sexual en países como Colombia y de Centro América.

En su reciente visita a Bogotá, Wood aseguró que el documento que se alcanzó con las Farc cumple los parámetros para que un acuerdo para el fin de un conflicto sea exitoso, como por ejemplo el monitoreo de la comunidad internacional. Cree que es necesario mantener lo dispuesto en la Ley de Víctimas en la búsqueda de una consenso con los representantes del No al acuerdo.

¿Por qué cree que los beneficios del acuerdo de paz con las Farc son compartidos?

El beneficio del acuerdo es compartido, por un lado, porque los líderes de las Farc serían juzgados bajo una jurisdicción especial y pagarían penas alternativas. También, porque todos los actores en el conflicto, incluyendo los agentes del Estado, serían juzgados bajo esta jurisdicción especial. Asimismo, tendrían participación en la política del país bajo condiciones especiales por ocho años. Y el beneficio es compartido porque Colombia estaría en paz, al menos en términos del conflicto con las Farc.

Usted sostiene que una de las características del proceso de paz en El Salvador fue que se había logrado que las guerrillas moderaran su agenda económica. ¿Ve en el proceso o el acuerdo colombiano alguna implicación económica?

Creo que el primer punto del acuerdo es muy prometedor y es un documento importante. Propone atender varios de los asuntos que han prolongado la inequidad agraria en Colombia. Creo que es un logro importante del acuerdo.

El investigador Francisco Gutiérrez (director del Observatorio de Restitución y Regulación de Derechos de Propiedad Agraria) mencionaba lo positivo de realizar comparaciones con otros conflictos armados del mundo. ¿Está de acuerdo?

El conflicto colombiano es único, cada conflicto lo es. Pero podamos aprender mucho comparando conflictos y también acuerdos, con el propósito de analizar las características que faciliten una paz sostenible. Creo que lo importante es que el acuerdo final tiene los aspectos que conocemos después de estudiar otros acuerdos de paz, tanto los que dieron lugar a una paz sostenible como aquellos que fracasaron. Y en efecto tiene las características para hacer posible una paz sostenible.

¿Qué puntos cree que son clave en materia de tierras para lograr la paz?

Clave sería que el punto número uno del acuerdo de hecho se implemente, y en particular que la tierra que tienen los narcotraficantes y otra clase de criminales sea expropiada y redistribuida. También, que los términos de la Ley de Víctimas se queden tal cual están. Es muy importante porque establece la buena fe de las personas que han sido desplazadas, es una parte muy importante de la política. Un último punto podría ser que el Estado asegure que una vez la tierra sea redistribuida a los trabajadores agrarios y campesinos pobres, esos nuevos derechos de propiedad sean respetados.

Temas relacionados