El ahorro, la vía para tener casa

En el Fondo Nacional del Ahorro hay espacio para personas que quieran comprar una casa desde un millón hasta 850 millones de pesos.

El presidente del FNA,  Ricardo Arias Mora, es un convencido de que la renovación urbana podrá cambiar al país y que los millones de metros cuadrados por construir  dinamizarán el empleo./ Gustavo Torrijos
El presidente del FNA, Ricardo Arias Mora, es un convencido de que la renovación urbana podrá cambiar al país y que los millones de metros cuadrados por construir dinamizarán el empleo./ Gustavo Torrijos

Mientras que el déficit de vivienda crece anualmente con la conformación de 250 mil hogares en Colombia, el presidente del Fondo Nacional del Ahorro (FNA), Ricardo Arias Mora, cree que el camino para desinflar este indicador es el ahorro.

Si bien es un largo camino el que hay que recorrer, Arias puso en marcha un vehículo que se alimenta del ahorro, es decir, que el colombiano que esté en el FNA puede destinar los dineros que gasta en pagar la renta para hacerse a una casa propia nueva.

Con este mismo mecanismo, Arias considera que el país puede hacer renovación urbana y aprovechar millones de metros cuadrados de tierra inoficiosos que hay en las ciudades y que hoy le hacen falta al país para que la locomotora de vivienda se transforme en un tren bala.

Arias cree que al final del mandato del presidente Juan Manuel Santos el FNA tendrá siete millones de ahorradores, los cuales podrán acceder a vivienda y educación. Para el funcionario, el ahorro volvió a ser el vocablo de las conversaciones y las soluciones de quienes han sido marginados por altos créditos hipotecarios. Este es el diálogo con Ricardo Arias Mora.

¿Colombia está encaminada a ser un país de propietarios?

Sí. El FNA está preparado para el compromiso de movilizar a Colombia de ser un país de arrendatarios a un país de propietarios, para lo cual el ahorro será el vehículo para lograrlo. El FNA se precia de gritar a los cuatro vientos de que el modelo financiero, a través del ahorro, se ha recuperado en el país. El ahorro vive hoy en Colombia. El vocablo ahorro se ha recuperado dentro del diálogo nacional.

¿Qué modelos de financiación ha desarrollado la entidad?

Creamos uno que permitirá a los ahorradores del Fondo que el arriendo, recibido como ahorro, se convierta en propiedad, gracias a la Tasa al Ahorro Construyendo Sociedad (TACS) del FNA.

¿Esta no es una nueva sigla, de las que nos tiene acostumbrado el sector?

No. Este es el nuevo modelo financiero, avalado por el Banco Mundial, el cual recibió la más alta nota de la entidad multilateral y que ha dicho que no solo será para aplicarlo en Colombia, sino también en el contexto universal. El FNA les puede decir a los colombianos que pagan arriendo, que en los TACS van encontrar una posibilidad para que los recursos que destinan al pago de la renta deje de ser un gasto y se convierta en una inversión. Que el arriendo sea recibido como ahorro para obtener una vivienda nueva, totalmente terminada y sin cuota inicial. El ahorro se convertirá en los cimientos de una nueva sociedad y de un nuevo país nacional.

¿Este vehículo ya arrancó?

El decreto es muy nuevo. Y como las viviendas hay que construirlas, en octubre haremos la primera presentación de los TACS a nivel nacional y allí esperamos tener miles y miles de unidades habitacionales diseñadas y sus constructores.

¿Cómo van a filtrar a la gente para que una persona que tiene casa no acceda a este beneficio?

El modelo no está vedado para nadie. Si una persona tiene vivienda, puede tener otra. Lo que es importante es el ahorro. Yo a nadie le prometo vivienda y educación, pero si ahorra, tendrá vivienda y educación. Y el FNA tiene todo dispuesto para que podamos tener vivienda masiva a lo ancho y largo de la Nación.

¿Por qué solo hoy hay un modelo que busca solucionar el déficit de vivienda?

El problema del país fue que solo diseñó modelos financieros basados en la cultura del crédito, del préstamo y de la deuda. Por lo tanto, muchos colombianos no tuvieron acceso a ese vehículo. De los 44 millones de colombianos, cerca de un 63% que hoy son arrendatarios podrían convertirse en dueños de casa a través de los TACS.

¿Qué necesita una familia para acceder a este beneficio?

Ahorrar. Y cómo se hace, trasladando las cesantías que tenga en el FNA o abriendo una cuenta de ahorro voluntario en nuestra entidad para acceder a los TACS.

¿Con cuánto se abre esa cuenta?

Como la enseñanza de la cultura ‘wesleyana’. Todo colombiano debe ahorrar tanto como pueda. Por lo tanto, el tanto como pueda es el fruto del esfuerzo personal o familiar a través de la figura del ahorro.

¿El TACS solo será para vivienda?

También se podrá usar para educación. El TACS educativo lo que va a permitir es que el ciento por ciento de lo que se necesite, la entidad se lo ofrece como acompañamiento de la educación del ahorrador y de su familia.

¿Este incluye universidad y posgrados?

Todos los niveles educativos, desde técnico hasta doctorado. En cualquier universidad pública o privada, en cualquier ciudad o país del mundo.

¿Esta herramienta se puede aplicar a los colombianos que viven en el exterior?

A través del modelo TACS la remesa en Colombia va a tener un valor agregado de transformación de la vivienda y la educación. Lo que ha sido motivo de consumo, hoy se va a transformar también en un motivo para que esa remesa produzca bienestar y prosperidad para los suyos en el país.

¿Cómo se estratificará la vivienda a construir con los TACS?

Nosotros no reconocemos estratos. No reconocemos que una sociedad como la nuestra se divida, dizque por números. No. Nosotros hablamos de una Nación entera, de una Colombia completa, por lo tanto las políticas del FNA se aplican en vivienda desde 1 hasta 850 millones de pesos. Y en términos educativos, desde técnicos hasta doctorados.

¿La persona que ya tiene un lote puede ser cobijada por los TACS?

A esta persona también le podemos prestar los recursos para que construya su casa. Eso se llama en sitio propio.

¿Cuál es el obstáculo que ven?

Ya no tenemos. Fuimos capaces de solucionar la ecuación. En los 200 años de la vida republicana, Colombia tenía una ecuación sin resolver. ¿Cuál podía ser el modelo que incluyera a todos los colombianos y les generara vivienda y educación? Y nos gastamos 200 años para resolverla, incluso la ecuación del crédito es una fórmula sobre la cual los gobiernos han dilapidado recursos. De alguna manera, han derrochado esfuerzos, cuando se entregaban carta cheques, subsidios por doquier, alianzas estratégicas, todo eso fueron formas de remediar la ecuación. Pero la ecuación la pudimos resolver cuando dijimos que el ahorro era exactamente el valor principal sobre el cual cualquier colombiano que acceda a este, pueda tener vivienda y educación.

¿Cuántos ahorradores tienen hoy?

Vamos a redondear, 2,7 millones. Yo aspiro a tener 7 millones de ahorradores al final del segundo mandato del presidente Santos. Bogotá es la mitad del FNA, con 1,3 millones de ahorradores. Quisiera tener más ofertas de vivienda bogotana. Estamos pensando que los TACS deben ser un elemento para la renovación urbana nacional y tenemos un programa revolucionario en el que estamos trabajando.

¿Hay tierra para construir?

Claro que sí. Hay muchas construcción ociosa que puede dar paso a grandes soluciones de vivienda y por eso estamos apostando.