“El apoyo al campo continúa”: Asocajas

Álvaro José Cobo, presidente de Asocajas, dice que, a pesar del resultado del plebiscito, seguirán con sus planes de implementar el subsidio familiar en las zonas rurales.

Álvaro José Cobo, presidente de la Asociación Nacional de Cajas de Compensación Familiar. (Asocajas)./ Cortesía
Álvaro José Cobo, presidente de la Asociación Nacional de Cajas de Compensación Familiar. (Asocajas)./ Cortesía

Este jueves comienza el 28º Congreso Anual de Cajas de Compensación en Cartagena; en cifras, ¿cómo están actualmente y cuánto han crecido estas entidades?

A corte de 2015, en el sistema del subsidio familiar se encontraban afiliados 8,7 millones de personas y se atendían en total cerca de 25 millones de colombianos, entre trabajadores y sus familias. Lo que representó un crecimiento del 9, 35 % frente a 2014. Se debe destacar que, del total de afiliados, el 75 % devenga hasta dos salarios mínimos. En cuota monetaria, se entregaron $1,56 billones, el año pasado. En vivienda, 70 mil hogares tuvieron subsidio para casa propia, concepto por el cual, en los últimos diez años, se han entregado recursos por $10 billones, beneficiando a cerca de 886.400 familias colombianas. (Lea: "Con o sin paz, subsidio familiar llegará al campo")

Colombia ha tenido varias noticias trascendentales en los últimos meses (ganó el No en el plebiscito, se presentó la reforma tributaria y la polaridad aumentó), ¿cómo sienten esta coyuntura de incertidumbre desde las cajas de compensación?

Sin duda, nos enfrentamos, en este momento de nuevos retos como sociedad, a la posibilidad de consolidar una democracia más participativa en torno a la construcción colectiva de un pacto social que permita una mayor cohesión social. En ese sentido, las Cajas hemos consolidado en el modelo del subsidio familiar una herramienta para lograr equidad en el país. Las cifras de impacto del sistema así lo ratifican.

¿Siguen los planes de apoyar al campo? ¿Qué ha cambiado con la victoria del no en el plebiscito?

Sí. Ese es un objetivo con visión de largo plazo en el que venimos trabajando las cajas desde hace cerca de dos años. Como lo manifestamos anteriormente, saldar la deuda social con el campo colombiano es fundamental en la construcción de Paz, y para nosotros este es no sólo un propósito, sino también una proyección con lineamientos y enfoques claros.

¿Qué tanta falta le hace esta ayuda al campo?

El Censo Nacional Agropecuario, realizado por del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, en 2014, dio cuenta que, en el campo, un 20 % de la población, entre 5 y 16 años, no asistía a ninguna institución educativa; el 72,6 % de los jóvenes, entre 17 y 24 años, no tenía acceso a la educación, y el 11,5 % de la población mayor de 15 años no sabía leer ni escribir. Según el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, la informalidad, en 2015, alcanzaba el 62 %.

¿Cuál es el próximo gran proyecto, o meta, de las cajas de compensación?

El gran proyecto, claramente, es poder extender el modelo del subsidio familiar al campo colombiano. Hemos identificado su realidad, sus necesidades, y estructurado modelos y estrategias de intervención que, mediante el sistema de subsidio familiar, generen equidad en el campo, teniendo como núcleo fundamental la familia, y en este gran propósito es esencial la articulación con el Gobierno nacional.

El Gobierno ya presentó la reforma tributaria, ¿qué opinan de esta? ¿Qué punto les preocupa? ¿Qué les gusta? ¿Qué le añadirían?

Consideramos que las reformas tributarias son importantes e imponen retos para todos: sectores económicos, Gobierno y ciudadanos. Tal y como lo hemos destacado, y como lo discutiremos en nuestro Congreso, se requiere una reforma fiscal equitativa que contribuya al desarrollo económico del país, que mida los efectos reales y que genere progreso social.

Temas relacionados

 

últimas noticias