'El asistencialismo no debe estigmatizarse'

El director de Fedesarrollo, Leonardo Villar, asegura que, de cara a la reforma pensional, es necesario un pilar solidario bien financiado que no dé lugar a incentivos perversos.

Aunque los fondos de pensiones critican el contenido asistencial que trae la reforma pensional planteada por el Gobierno, el director ejecutivo de Fedesarrollo, Leonardo Villar Gómez, está convencido de que este mecanismo es válido siempre y cuando no dé lugar a la generación de incentivos perversos que perjudiquen a quienes están en capacidad de ahorrar.

En diálogo con El Espectador, el académico consideró que consolidar un pilar solidario bajo el esquema de una reforma pensional es necesario para el país, ya que los niveles de cobertura aún son muy bajos y la informalidad, elevada. Además, asegura que seguir aumentando la edad de jubilación en Colombia es una garantía para que el sistema previsional no entre en dificultades.

Un debate pendiente es cómo se va a mantener un sistema calificado como asistencialista...

Hay unos objetivos de equidad en Colombia que hay que atender y creo que el Gobierno está haciendo esfuerzos muy grandes en esa dirección. El concepto asistencialista no debe ser estigmatizado; hay condiciones que ameritan asistencialismo y apoyos especiales de parte de una sociedad a personas que han ayudado durante sus vidas a la construcción de un país y que en la vejez terminan abandonadas y sin un ingreso mínimo.

Todas las economías desarrolladas del mundo tienen esquemas de protección a la vejez, y buscar uno que proteja de manera sistemática es totalmente válido. Yo no lo estigmatizaría, porque lo importante acá es que el diseño sea financiado de manera adecuada y que se encuentren los recursos y procedimientos para que no se generen incentivos perversos que, por ejemplo, reduzcan el ahorro de quienes sí tienen capacidad de ahorrar.

Desde su análisis se advierte que la reforma pensional podría pasarle factura al crecimiento...

La reforma tiene una cosa muy positiva y es la posibilidad de crear un sistema solidario, que sea un primer pilar que cubra las pensiones para las personas con ingresos más bajos. Eso parece positivo.

Creo que la idea general del Gobierno es positiva. Va en la dirección de lo que se hizo en Chile, que fue un régimen de capitalización individual puro; también, crearon un pilar solidario que ha contribuido a hacer más equitativo el sistema y a mejorar las condiciones de protección a la vejez.

En cuanto a crecimiento, la preocupación es que trasladar recursos del Régimen de Ahorro Individual (RAI) al sistema público pueda reducir el ahorro. Por esa vía podemos tener un costo en crecimiento económico. Hay que cuidar que éste se minimice.

Los fondos privados sienten que esta reforma pondrá en riesgo sus intereses...

Hay que distinguir los temores válidos del negocio de los fondos privados de pensiones y los miedos de que eso tenga un costo para la economía. Creo que ese costo puede existir por dos vías, porque al trasladar recursos de un sistema de capitalización individual a un sistema público se desestimula la profundidad financiera.
En ese sentido, más allá, e independientemente de los costos que pueda tener para el negocio, hay un precio para la sociedad en su conjunto. Esto no significa que deba dejarse de pensar en el tema.

¿Sería viable aumentar la edad de jubilación para los próximos años?

La evidencia internacional muestra que es imposible mantener un esquema de pensiones con alta cobertura si no se van ajustando las edades. El principal factor que hace que con las edades actuales no se logre cobertura suficiente es el hecho de que hay que tener un capital exageradamente alto para cubrir una esperanza de vida que todavía es en algunos casos superior a 30 años (después de la jubilación) y que éstos se cubran con cotizaciones de 20 años.

En ese sentido, es indispensable seguir pensando en la necesidad de ajustar parámetros como la edad de jubilación.

¿Qué otros parámetros requieren la atención urgente del Estado?

Hay dos temas. Primero, la edad. El otro, la búsqueda de un sistema solidario que garantice la cobertura para la vejez de las personas de menores recursos, que son un gran parte de la población. La gente cotiza de forma poco continua. Insisto en que hay propósitos positivos dentro de la ley. Además, hay elementos por fuera de esta iniciativa, como Colombia Mayor y los Beneficios Económicos Periódicos (BEP). Lo que se necesita es seguir afinando la propuesta.

¿Lo que propone Asofondos en flexibilización es viable?

El Gobierno ha planteado la posibilidad de las pensiones diferidas. Es una idea interesante y seguir avanzando en propuestas en esa dirección parece adecuado.

[email protected]

@hector_sandoval

Temas relacionados