‘El consumo de nuestras donas será una costumbre’

Así lo cree Santiago Gamboa, gerente para Colombia de Krispy Kreme, que planea tener mínimo seis tiendas en el país al cierre de este año.

Santiago Gamboa, gerente de Krispy Kreme Colombia. / Pamela Aristizábal - El Espectador.

Krispy Kreme llegó en octubre del año pasado a Colombia, un país que, según las cifras de la firma, no consume más de 450 gramos de donas al año por persona, en comparación con los 12 kilos que se han registrado en Estados Unidos. Santiago Gamboa, gerente en el país de la compañía presente en 23 países y todos los continentes, salvo África, asegura que los atrajo la oportunidad de incrementar ese consumo, algo que parece viable de cara a las 1.200 personas que hicieron fila el día de la inauguración de la primera tienda en la calle 116 en Bogotá.

A pesar de que, según Gamboa, es muy temprano para hablar de proyecciones de crecimiento y de que el total de la inversión es algo que no comparten, habló con El Espectador sobre sus planes de expansión, que continúan con la apertura de la tienda 1.001 de la marca a nivel mundial, en la Zona Rosa de Bogotá.

¿La meta sigue siendo abrir 24 tiendas en cinco años?

Se mantiene. El 24 de febrero estamos abriendo en la calle 85 con 14. En marzo abriremos otras dos tiendas: el 20 en Bazar Chía y el 24 en la calle 71 con 9ª. Pensamos cerrar el segundo semestre con otras aperturas, mínimo dos.

¿A qué otras ciudades van a llegar?

Nos vamos a consolidar en Bogotá. Las ciudades en las que estaremos son las principales: Medellín, Barranquilla, Cali...

Ha dicho que los atrajo el buen momento económico del país. Ahora, de cara a la caída de los precios de las ‘commodities’ y las bajas en las previsiones, ¿se afecta de alguna forma el plan de expansión?

Se proyecta no estar tan bien dentro de la buena previsión que había para Colombia. Pero es uno de los pocos países que van a generar un buen crecimiento económico, pese a eso. El tema del petróleo ha afectado la economía, pero no ha llegado al punto en que digamos que no se puede hacer inversión en el país.

¿Cuánto empleo directo generan?

Contratamos directo. Para la apertura de la 116 iniciamos con una planta de alrededor de 100 personas. Para las próximas tres aperturas estamos pensando que se puede aumentar en la misma cantidad.

¿Cree que las donas como las de Krispy Kreme son un producto aspiracional para el colombiano?

No lo vería como un producto de lujo. Es para cuando uno dice “me voy a dar gusto”, y tenemos precios competitivos en el mercado. No es aspiracional, lo vería como un producto que se va a volver costumbre.

¿Qué participación tienen en el negocio de Krispy Kreme otros productos, como el café?

El café que vendemos es desarrollado por una compañía nacional, 100% colombiano. Tenemos los chillers, que son los que llaman granizados. Nuestro producto de mayor venta son las donas, pero el café tiene gran participación.

¿Qué porcentaje de participación tienen?

El café puede tener entre el 4 y el 5%, luego tenemos los chillers, con un porcentaje similar, y luego, en el restante, tenemos las donas.

El café es colombiano, pero ¿las donas se hacen con insumos importados?

Las donas son de insumos que traemos de Estados Unidos. Por compromisos de marca y por calidad, tenemos que usar los productos que exige Krispy Kreme Corp. Pero estamos desarrollando esos ingredientes con compañías locales, estamos trabajando en dos de ellos. Uno de ellos ya es nacional; el otro está en proceso de aprobación por parte de Krispy Kreme. Nuestro objetivo es comprar en la industria nacional.

Colombia es el primer país de Suramérica donde abren. ¿Qué países siguen?

Hay conversaciones, pero queremos enfocarnos en Colombia. Sobre los otros países, en este momento preferimos no hablar mucho.

Temas relacionados

 

últimas noticias