El decálogo para la formación en Colombia

Un grupo de cien personas está invitando a la sociedad civil a firmar el ‘Pacto por la Educación’, una iniciativa que ya ha dado resultados en países como Brasil, Israel y México.

La falta de calidad en la educación ha sido motivo de marchas estudiantiles en las departamentos de Colombia. Gustavo Torrijos/El Espectador

“Aquí no importa si son hombres o mujeres, si tienen una profesión o trabajan de manera informal, si son blancos o negros, mucho menos si viven en Bogotá o en otra región de Colombia. Importa que estén dispuestos a trabajar para tener la educación como prioridad nacional, para que la calidad sea lo más importante en la política educativa y para que la excelencia docente sea un elemento fundamental en la misma”, son las palabras de Víctor Saavedra, representante de la sociedad civil que promueve la firma del ‘Pacto por la Educación’.

Una iniciativa que con nombres como ‘La educación lo es todo’ en Israel, ‘Todos por la educación’, en Brasil y ‘Un pacto por la educación’ en México, han logrado hacer del tema una prioridad nacional. “Inspirados en los resultados mundiales, nos sentamos un día con Juan David Aristizábal y dijimos vamos a reunir a un grupo bien diverso de personas que represente al país y que nos ayude a difundir los diez puntos que consideramos indispensables para que la academia tome fuerza y forma”, agregó Saavedra.

El poco tiempo que ha tenido la “campaña” (desde el 5 de enero de 2014), parece no haber incidido en el número de colombianos que ya han decidido unirse y participar activamente de la propuesta. Hasta hoy la página http://www.todosporlaeducacion.co/colombia/ registra que 857 ciudadanos ya firmaron el pacto. Aunque sus integrantes aclaran que no será parte de una campaña política, si reconocen que: “Este es un proceso que parte de la sociedad civil pero que queremos que llegue a los entes gubernamentales, necesitamos el apoyo de los candidatos a la presidencia”, relató José Manuel Espinosa, también integrante del equipo líder.

El propósito no es otro que lograr el número de firmas suficientes para que el Gobierno Nacional lo respalde y avale la ejecución de los diez puntos programados que atestiguan que:

1. La educación es prioridad nacional
2. El fin de la educación es acabar con la inequidad
3. La calidad es lo más importante en la política de educación
4. Excelentes docentes para una mejor educación
5. La educación es el punto de integración de la familia y comunidad
6. Mejorar el control, vigilancia y rendición de cuentas
7. Aumentar la financiación de la educación
8. Entender la primera infancia como la base de todo proceso educativo
9. Un acceso más diverso, amplio e incluyente a la educación técnica, tecnológica y profesional
10. Hacer seguimiento al cumplimiento de este pacto

Los representantes del grupo consideran que “es momento de que la gente en su cotidianidad hable de los problemas de educación en Colombia, que exija cuentas, que se interese por la manera como están educando a sus hijos y que hagan propuestas que les permita aportar en algo al cambio que el país está necesitando”.

El panorama muestra que en 2013 Colombia ocupó el puesto 62 entre 65 países que participaron en las pruebas PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) y que si se invirtiera el 10% del presupuesto de defensa en mejores maestros, el país subiría 30 puestos en la misma, logrando un incremento del Producto Interno Bruto del 6 al 12% en 2050, según una investigación realizada por la Universidad de los Andes, la Universidad del Rosario y la Fundación Compartir.