El despertar del dólar

La reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la política monetaria de la Reserva Federal, y el reporte de crecimiento económico colombiano del primer trimestre de 2015, serán los principales anuncios que generarían presiones al alza en la tasa de cambio colombiana en el corto plazo.

Archivo
La relativa estabilidad que la tasa de cambio colombiana ha tenido en los últimos dos meses, y que le ha dado un respiro a los activos locales, podría está a punto de terminar. El comportamiento errático por el que tanto se ha caracterizado el precio del dólar dentro del mercado local volvió a aparecer ya que la Tasa Representativa de Mercado (TRM)  pasó de $2.380 a $2.500 en la última semana. 
 
El reciente regreso de la volatilidad fue el resultado de la combinación de la suspensión de la venta de Isagén, que impidió que más de US$2.000 millones ingresaran a la economía; del tambaleo del precio del petróleo alrededor de los US$60, que podría significar otro retroceso importante; del rebalanceo del índice JP Morgan, que bajó la ponderación de Colombia de 7,5% a 7,1% en su portafolio de recomendaciones; y del fortalecimiento del dólar frente a las demás monedas debido al saludable reporte de construcción y de inflación. 
 
La volatilidad podría estar apenas comenzando debido a que junio está cargado de noticias de relevancia mundial y local que seguirán generando presión sobre la tasa de cambio local. La política monetaria de la Reserva Federal (Fed), la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el dato de crecimiento económico colombiano del primer trimestre de 2015, son algunos de los anuncios más relevantes que se avecinan. 
 
“El rompimiento de la barrera de los $2.500 podría ser la antesala del próximo episodio crecimiento de la tasa de cambio colombiana. Las presiones por la política monetaria de la Reserva Federal llevarían a la cotización de la TRM entre los $2.600 y los $2.800 en el mediano plazo. Aun cuando el Emisor estadounidense indicó que no subiría su tasa de interés en junio, el relativo buen reporte de inflación de Estados Unidos permite pensar que la primer alza se daría por el mes de septiembre”.
 
La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, indicó recientemente que todavía espera subir la tasa de interés este año. Sugirió que mientras la economía estadounidense registre un buen comportamiento en su mercado laboral y en la inflación, la posibilidad del cambio de política monetaria en 2015 sigue vigente.
 
Por otro lado, la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) determinará en gran parte el futuro del precio del petróleo segundo semestre de 2015, y también de la tasa de cambio local debido que si cae la cotización del crudo sube la TRM. Dependiendo del mensaje que trasmitan, y de lo que decidan, se podría registrar otro retroceso importante o mejorar las perspectivas.
 
El problema es que hay más de un motivo para pensar que Arabia Saudita, principal productor de la OPEP y miembro más influyente, no estaría muy contento con el estado actual del sector. Sobre todo porque la guerra de precios que le declaró al fracking estadounidense no está dando frutos, y podría tomar medidas aún más agudas para ganar el pleito. 
 
“Es incierto las medidas que podría tomar la OPEP tras ver que el fracking estadounidense sigue en píe. Aunque los inventarios de petróleo han comenzado a bajar en las últimas semanas, la producción dentro de la potencia norteamericana sigue casi igual. Además, el reciente repunte de la cotización del crudo por encima de los US$60 le da más margen de maniobra a la industria de hidrocarburos de este país.”, explicó Juan David Ballén, analistas de Casa de Bolsa.
 
El dato del crecimiento económico colombiano del primer trimestre de 2015 podría debilitar el peso frente al dólar. La percepción dentro el mercado es que este reporte será malo con respecto a años anteriores, y podría darle más fuerza al pronóstico del Banco de la República que advierte que el PIB local solo crecerá 3,2% este año.