El dulce y productivo negocio del café

Renovación de cafetales impulsó crecimiento de la producción y las exportaciones. El balance de la cosecha en 2010-2011 registró un aumento de 5% y llegó a 8,5 millones de sacos de 60 kilos.

El café, el alimento colombiano de exportación por excelencia, el que tiene como imagen a un agricultor y su mula, el que es conocido en el mundo entero como el mejor de su oferta frente a otros similares de Brasil y Centroamérica, cerró su año con cifras positivas en producción y exportaciones.

Así lo dio a conocer la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, quien aseguró que “la cosecha registrada aumentó 5% y llegó a 8,5 millones de sacos de 60 kilos, en comparación a los 8,1 millones alcanzados en igual periodo anterior” durante el año octubre 2010 - septiembre 2011.

En cuanto a las exportaciones, “las ventas externas de café de Colombia crecieron un 12% y se ubicaron en 8,1 millones de sacos de 60 kilos, en comparación con los 7,2 millones de sacos exportados en igual lapso anterior”. Estados Unidos, Japón y Asia fueron los principales destinos de los negocios internacionales.

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, antes de conocer los resultados del año cafetero (octubre de 2010 a septiembre de este año), había presupuestado llegar a una producción de 9,5 millones de sacos. Sin embargo, el resultado se desvió a la baja en un millón de sacos. Asimismo, Muñoz había asegurado que su sueño era lograr la producción de 10 millones de sacos, pese a los efectos del invierno.

El balance entregado por el gremio incluyó los resultados de los programas de renovación de capitales, necesarios para lograr las cifras alcanzadas. De acuerdo con el Diagnóstico Continuado que realiza el Servicio de Extensión, “el nivel de infección de roya en los cafetales del país pasó del 35% a finales de 2010 a alrededor de 12 % al cierre del séptimo mes de 2011, lo que refleja un importante avance en sanidad vegetal gracias a los programas institucionales de control y renovación”.

Se supo que con los planes de contingencia, en los primeros nueve meses del presente año los cafeteros ya habían renovado alrededor de 88 mil hectáreas, mientras que a la misma fecha del 2010 se habían renovado un poco más de 60 mil hectáreas, detallando un incremento del 45%. La federación aclaró que “la renovación oportuna de los cafetales con variedades resistentes a la roya permite contar con una caficultura tecnificada y productiva, que genera mayores ingresos para las familias cafeteras y mejora el posicionamiento del café de Colombia en el mercado internacional”.

Las cifras además muestran que “al 10 de octubre, y con sólo siete semanas de iniciada la entrega de fertilizantes, ya se han ejecutado $23.656 millones el 59,9% del total de los recursos, beneficiando a 97.119 cafeteros con 100.642 hectáreas. Y en fungicidas se han ejecutado $13.280 millones, que equivalen al 78,8% de los recursos asignados, beneficiando a 139.985 cafeteros con135.442 hectáreas”.