El edificio más rentable de Europa

En la reestructuración de la casa del Real Madrid participará el arquitecto colombiano Ricardo Jiménez, socio y director de L35 Plus. En la obra, que estará lista en 2017, se invertirán 400 millones de euros.

Así será la fachada que tendrá el estadio Santiago Bernabéu del Real Madrid, un proyecto con el cual la escuadra merengue busca ser el símbolo del mundo futbolístico. /Render cortesía L35 Plus

Hace 70 años, Santiago Bernabéu y Rafael Salgado recibieron luz verde del Banco Mercantil e Industrial de España para obtener un crédito destinado a la compra de los terrenos colindantes al estadio Chamartín, con el fin de ampliar la casa del Real Madrid, el equipo de fútbol más laureado de España. Y cuatro meses más tarde se puso la primera piedra de lo que hoy es el Santiago Bernabéu.

Pero con el paso de los años, y después de ser testigo de más glorias que desencantos, Florentino Pérez, su presidente actual, consideró que la casa del Real Madrid debe mantenerse como un símbolo orbital de los amantes del fútbol. Por ello, tras maquinar y conjugar números tras números, se aventuró a desarrollar un proyecto para convertir el estadio Santiago Bernabéu en una verdadera fábrica de euros, en el edificio más rentable de Europa.

Para ello no dudó en abrir un concurso mundial, en el que tuvieran cabida los mejores arquitectos que diseñaran el complejo deportivo, hotelero y comercial más grande y rentable de la Tierra.

Con una inversión proyectada de 400 millones de euros, de los cuales la mitad será pagada por el club merengue y la otra mitad por patrocinadores que hoy se pelean el derecho para hacer parte de este reto, el propio Pérez adjudicó la construcción del nuevo ícono de la capital española al consorcio integrado por las firmas españolas L35, Ribas & Ribas y la alemana GMP Architkten, compañía que ha diseñado más de 30 estadios alrededor del mundo.

En esta aventura no podía faltar un colombiano. Se trata de Ricardo Jiménez Durana, socio y director de L35 Plus, una compañía inmersa en el desarrollo de proyectos complejos de actividad mixta como centros comerciales.

Cuando fue enterado del reto que tenía el consorcio sobre sus hombros, Jiménez y su socio Carlos Ruiz se envalentonaron y pusieron a funcionar sus neuronas arquitectónicas para contribuir a la construcción del diseño de la propuesta, la que al final fue seleccionada para hacer realidad el sueño de los madridistas.

Este equipo multidisciplinario, en el que la filigrana colombiana se mezcla con la experiencia alemana y la técnica española, tendrá el reto de entregar un producto en 2017, sin interrumpir el funcionamiento del estadio donde juega el equipo merengue español.

“El Santiago Bernabéu, que será un edificio de más de 45 pisos, tendrá un hotel de lujo, clínica deportiva, centro comercial, zona de restaurantes y un museo, donde los visitantes podrán deleitarse con la historia del equipo albo.

La tarea del consorcio ganador será cambiar la imagen del emblemático estadio, ofreciendo una experiencia única para los asistentes a los encuentros del Real Madrid durante los próximos 100 años.

Jiménez se emociona al describir pieza por pieza lo que será esta gigantesca obra, que tendrá una fachada que responderá con movimiento a los estímulos del público, cuando griten o aplaudan, con la proyección de luces de colores en las paredes exteriores del estadio. “Será una pared viva”.

Otro de los cambios que sufrirá el ‘viejo Bernabéu’ será en el techo. Tendrá una cubierta retráctil y traslúcida, que permitirá la entrada de luz natural, vital para la gramilla del campo de juego, la cual se podrá abrir o cerrar en tan solo 15 minutos.

El proyecto ganador consiste en tomar el estadio actual y hacer una remodelación a su alrededor sin interrumpir los partidos, sin cerrarlo, manteniendo su funcionamiento e incorporando una serie de actividades para promocionar su marca y volverlo mucho más funcional, recalca Jiménez.

El hotel que estará en el complejo tendrá unos palcos especiales sobre la grama, lo que le permitirá al huésped ver el partido desde allí. Se construirán obras exteriores complementarias y una piel metálica abrazará a todo el edificio. Esta va a funcionar como una gran valla para la ciudad. Se utilizará tecnología de punta en la iluminación, lo que permitirá que todo el espectáculo y el espectáculo que es el Real Madrid, no sólo se vea adentro, en la cancha, sino por fuera, dice el empresario.

Jiménez cierra los ojos y cuenta que el proyecto tendrá iluminación led de última generación, lo que permitirá que las jugadas que estén sucediendo en la cancha se repitan en la gran pantalla que será la fachada. Esta podrá también ser utilizada para pasar publicidad y exhibir nuevas cosas del Real Madrid en el tejido urbano.

El complejo permitirá desarrollar diferentes actividades fuera de la cancha, cuando no se esté jugando o se pueden dar simultáneamente con el encuentro futbolístico.
De acuerdo con los directivos del Real Madrid, el complejo debe convertirse en una registradora, cada rincón del estadio debe facturar, con el fin de pagar la financiación de la obra.

Una gran preocupación en Europa es el bajo consumo en los estadios, ya que mientras que en Estados Unidos el promedio es de 10 euros, en España no llega ni al euro, y por ello la idea es incentivar el gasto del espectador.

Por ahora siguen las conversaciones entre el Real Madrid y los potenciales patrocinadores del megaproyecto y de acuerdo con los cronogramas, la financiación estará lista para el segundo semestre.

Ya hay empresas interesadas, como Coca Cola y Microsoft, pero también la compañía productora de acero más grande de España anunció que dejaría este material al mejor precio, con el fin de que se convierta en una valla vendedora de su producto. Así hay otros interesados, como los fabricantes de bombillas y otros elementos que harán parte de este edificio, catalogado como ganador.

Jiménez considera que esta experiencia le servirá a la compañía en Colombia para replicarla en varias ciudades del país, donde los escenarios deportivos como estadios o coliseos pueden ser reconvertidos y transformados en verdaderas registradoras para sus dueños.

Mientras arrancan las obras en el viejo Bernabéu de Madrid, y los financiadores se pelean por estar en esta aventura del diseño mundial, en Colombia la firma L35 Plus seguirá la construcción de su especialidad en centros comerciales, los que se ejecutan en los suburbios de Bogotá.

Es de anotar que la firma española tiene participación en Chile, Brasil y Colombia. También en Francia, Bulgaria, Polonia, Rumania, Marruecos, Argelia, Túnez y Turquía, donde no faltará el toque arquitectónico colombiano.

[email protected]
@jairochacong

últimas noticias