El efecto iraní sobre el crudo

El pacto trae consigo un relajamiento de las sanciones a la venta de petróleo a los consumidores asiáticos.

Las refinerías indias serían las principales beneficiadas con el levantamiento del veto. / AFP

A comienzos de la mañana del domingo, en Ginebra, Irán y seis superpotencias mundiales llegaron a un acuerdo con respecto a una inspección más cuidadosa del programa nuclear de Irán a cambio de un relajamiento limitado de las sanciones occidentales que pesan sobre el país.

No obstante, las limitaciones claves sobre las ventas de petróleo de Irán, entre ellas una prohibición a las exportaciones hacia la Unión Europea, siguen vigentes. No se levantarán hasta que ambas partes puedan llegar a un acuerdo final durante las negociaciones que transcurrirán en los próximos seis meses.

En el corto plazo, las exportaciones iraníes tendrían un aumento limitado con respecto a los niveles actuales, que los corredores estiman en 1,2 millones de barriles diarios, al tiempo que los grandes compradores de crudo del país sienten menos presión para reducir sus importaciones. Sin embargo, no se ve probable por ahora un regreso a los niveles de exportación anteriores a las sanciones, de 2,5 millones de barriles diarios.

China, India, Japón y Corea del Sur representan la vasta mayoría de las compras de crudo de Irán, luego de que los Estados Unidos les ofrecieran exenciones a esta sanción a cambio de reducir las compras.

China y Corea del Sur han reducido notablemente las importaciones durante los últimos meses para cumplir con aquellas condiciones, pero ahora actuarían con menos urgencia, pues el Departamento de Estado ha prometido liberar las compras a los niveles actuales durante los próximos seis meses.

Un tema clave será el de la interpretación. Una hoja de datos del Departamento de Estado publicada hace poco, luego de que se llegara al acuerdo de Ginebra, dijo que Irán “tendrá una venta aproximada de un millón de barriles diarios”, que es un poco menor a los estimativos que los corredores hacen de los niveles actuales de exportaciones de crudo de Irán. Un texto del acuerdo provisional publicado en un portal de noticias iraní dice que los poderes occidentales “harían una pausa en sus esfuerzos por impedir las ventas de petróleo crudo”.

Las refinerías de India también podrían aumentar las importaciones si se relajan las sanciones sobre el envío y el aseguramiento. Los compradores han reducido sus pedidos este año por los problemas al obtener pólizas de seguros. En efecto, Rajkumar Ghosh, director de refinerías de Indian Oil, el procesador más grande del país, le dijo el domingo a Reuters: “Podemos proceder e importar el volumen que contratamos para este año”.

Sin embargo, es poco probable que los importadores asiáticos molesten a los Estados Unidos al aumentar significativamente las importaciones, y otros mercados, como el de la Unión Europea, siguen cerrados.