El frenazo económico de China

La desaceleración les está pasando una cara factura a las ganancias corporativas.

China está en medio del peor tipo de situación para los inversionistas, cuando se desacelera ligeramente el crecimiento económico pero las ganancias corporativas sufren un declive mucho más agudo.

Una cadena de advertencias en torno a las ganancias que ha acontecido durante la última semana indica que las compañías chinas se han sorprendido por el alcance que ha tenido incluso una ligera desaceleración en sus operaciones. El dolor ha sido generalizado: desde las empresas de telecomunicaciones hasta las de aviación, desde el comercio hasta la finca raíz.

Los analistas dicen que el hilo común en las tribulaciones corporativas son los altos impuestos y el aumento en los inventarios, que tomará bastante tiempo remediar.

“La falta de reducción en el peso fiscal y el espacio limitado para el crecimiento de las compañías privadas están empujando a China hacia el estatus de crecimiento sin ganancias”, dijo en una nota a sus clientes Wei Yao, economista de Société Générale.

La mayoría de las compañías registrarán en agosto los resultados para la primera mitad del año, pero las cifras hasta ahora no han sido atractivas.

Las ganancias de las empresas que son de propiedad estatal, y que constituyen los gigantes de la economía de China, cayeron 11,6% en los primeros seis meses del año, con respecto al mismo período de 2011. Es el resultado más débil desde que se inició la crisis, a finales de 2008.

Los sectores industriales, como los petroquímicos y la metalurgia, han tenido el peor desempeño, lo cual se esperaba, dados los esfuerzos del gobierno por desinflar la burbuja inmobiliaria.

 

últimas noticias