El futuro de sus finanzas personales

Crear un capital a partir de un ahorro adicional voluntario contribuirá a mejorar la mesada pensional que usted recibirá una vez termine su etapa laboral. ¿Cómo hacerlo?

Los recursos serán necesarios para cumplir el sueño de bienestar durante la etapa de retiro, como vacaciones, educación y vivienda. / 123rf

Cotizar para pensión, tal como lo exige la ley, es una obligación necesaria para contar con el sustento en la etapa de retiro. Pero no es suficiente, pues el monto que se obtendrá, en la mayoría de los casos, es menor al salario devengado durante la vida laboral. Si no se cuenta con ingresos adicionales, probablemente no podrá satisfacer las necesidades y los gustos a los cuales está acostumbrado.

Para disminuir esa brecha pensional —diferencia entre lo que va a recibir de pensión y su salario— se puede pensar en complementar los aportes obligatorios con diferentes opciones de ahorro e inversión disponibles en el mercado.

Crear un capital a partir de un ahorro adicional voluntario contribuirá a mejorar la mesada pensional. Ese capital, junto con los rendimientos, podrá proveer los recursos necesarios para cubrir los ingresos no derivados de la pensión obligatoria y cumplir el sueño anhelado de bienestar durante la etapa de retiro, como vacaciones, educación de los hijos, vivienda, entre otros.

Administrar correctamente el dinero y disponer de efectivo cuando se requiera tienen una relación directa con la fábula de la hormiga y la cigarra. La primera se la pasa ahorrando para tener qué comer en el invierno, y la segunda no se preocupa por prepararse para la época de escasez y sólo se dedica a cantar en los días soleados.

Ya sabemos cómo termina la historia. La hormiga, temiendo no tener suficiente para ambas, le niega el préstamo a la cigarra y le recrimina el haber pasado el verano “holgazaneando” en vez de haber reunido los alimentos para la época del frío.

Pero ahorrar no quiere decir privarse de las cosas que uno quiere o le gusta. Si la idea es realizar ciertas actividades o disfrutar de algunos placeres de la vida, como lo hizo la cigarra con el canto, también lo es el prevenir como lo hizo la hormiga en su momento. Aprender a administrar es más sencillo de lo que parece.

La clave para ahorrar no es guardar cada centavo, pero tampoco gastar sin sentido alguno. El secreto para una correcta administración de las finanzas personales es sencillamente el equilibrio y la planeación financiera. Cabe resaltar que las soluciones adecuadas de ahorro e inversión son diferentes para cada individuo y se ajustan a las metas y responsabilidades de cada uno.

Para lograr una buena planeación financiera se debe partir de un diagnóstico de la situación actual y luego, con base en los objetivos de vida, determinar prioridades, establecer un plan de ahorro e inversión y monitorearlo sistemáticamente (se recomienda iniciar con un ahorro del 10% de los ingresos).

Es importante contar con un profesional experto que ayude a entender cómo elegir el camino correcto, pues la oferta de instrumentos de ahorro e inversión como fondos, acciones, títulos y algunos, incluso más sofisticados como inversiones en el exterior, hacen que este proceso de toma de decisiones sea complejo.

Adquirir una disciplina financiera y desarrollar hábitos de ahorro acompañado de una buena asesoría, son claves en el logro de este objetivo, además permite tomar conciencia de las necesidades económicas y determinar la estrategia más adecuada para alcanzar las metas propuestas.