El gigante tercerizado

Con un plan de inversiones de US$10 millones y un completo programa de capacitación busca crear 2.000 empleos.

Tan pronto puso sus pies en uno de los salones del exclusivo hotel JW Marriot de Bogotá, Pramod Bhasin, vicepresidente de la multinacional india Genpact, saludó a sus invitados con una gigantesca sonrisa. Resaltada por un bigote tupido, se convirtió rápidamente en el símbolo de confianza de quien sabe que su próximo paso tiene asegurado el éxito.

Aquella expresión comenzó a construirse en enero del año pasado, en Davos (Suiza), cuando el ejecutivo se reunió con el entonces presidente colombiano Álvaro Uribe; a puerta cerrada y con proyecciones en mano, la compañía creada en 1997 en la ciudad de Gurgaon expuso su deseo de convertir el país en su base de operaciones para toda América Latina.

Planes estratégicos para este gigante indio de la industria de la tercerización, que presta a cerca de 600 multinacionales servicios financieros, de análisis, de cadena de suministros, de tecnologías de información, entre otros de valor agregado dentro de la industria de BPO (contact center). Cuenta con oficinas en Rumania, Hungría, China y Australia, entre otros, y emplea hoy a más de 49.000 personas.

Con el aval presidencial en sus manos, vinieron los estudios y las investigaciones necesarias para que su aterrizaje en el país fuera posible. “La calidad de la gente y la disponibilidad de talento son maravillosas. También hemos visto algunas instalaciones impresionantes, así que la decisión lógica fue instalarnos”, señala Bhasin.

Una decisión que se fortaleció con la llegada del nuevo gobierno, que declaró como estratégico el sector de servicios tercerizados, y su meta para 2014 es ampliar los 72.700 empleos actuales a 142.280, al igual que las ventas (se busca pasar de US$200 a US$1.025 millones).

De hecho, en los últimos años el país se ha convertido en el centro de operaciones más buscado por las compañías del sector, donde hoy en día están presentes HP, Unisys, Indray Citibank, entre otras.

La esperanza es que Genpact contribuya a esta estrategia con la creación de entre 1.500 y 2.000 puestos de trabajo de alto valor agregado. “Nuestra inversión no será muy grande, hablamos de cerca de US$10 millones con el paso del tiempo. Pero nuestro mayor activo será la gente, por lo que dedicaremos buena parte de nuestros recursos a la capacitación. El resto del dinero irá a equipos y a infraestructura”, asegura Bhasin, quien espera, desde la apertura de su sede de operaciones en Bogotá, expandirse a otras ciudades como Medellín y Barranquilla.

Al mismo tiempo, esta multinacional busca consolidar alianzas con universidades para crear programas de estudios con los que pueda preparar tanto a ingenieros como a personal administrativo y operativo.

“Genpact no es una empresa de capital intensivo. Su inversión inicial puede que no sea muy grande, pero lo más importante es que una buena parte irá a la preparación de su capital humano. Tienen preparados cursos desde 30 días hasta seis meses de formación, y todos los empleos que crearán se quedarán en el país. Es una buena noticia para nuestra cooperación binacional”, comenta Sumit Seth, agregado comercial de la Embajada de India en Colombia.

De hecho, este serías años el país se ha convertido en el centro de operaciones más buscado por las compañías del sector, donde hoy en día están presentes HP, Unisys, Indray Citibank, entre otras.

La esperanza es que Genpact contribuya a esta estrategia con la creación de entre 1.500 y 2.000 puestos de trabajo de alto valor agregado. “Nuestra inversión no será muy grande, hablamos de cerca de US$10 millones con el paso del tiempo. Pero nuestro mayor activo será la gente, por lo que dedicaremos buena parte de nuestros recursos a la capacitación. El resto del dinero irá a equipos y a infraestructura”, asegura Bhasin, quien espera, desde la apertura de su sede de operaciones en Bogotá, expandirse a otras ciudades como Medellín y Barranquilla.

Al mismo tiempo, esta multinacional busca consolidar alianzas con universidades para crear programas de estudios con los que pueda preparar tanto a ingenieros como a personal administrativo y operativo.

“Genpact no es una empresa de capital intensivo. Su inversión inicial puede que no sea muy grande, pero lo más importante es que una buena parte irá a la preparación de su capital humano. Tienen preparados cursos desde 30 días hasta seis meses de formación, y todos los empleos que crearán se quedarán en el país. Es una buena noticia para nuestra cooperación binacional”, comenta Sumit Seth, agregado comercial de la Embajada de India en Colombia.

De hecho, este sería tan sólo el primer paso de una masiva llegada de empresas indias, las cuales no han perdido de vista la economía colombiana desde algunos meses atrás, cuando las calificadoras de riesgo Standard & Poor’s y Fitch ratificaron el grado de inversión a la deuda nacional.

De hecho, tanto la embajada como Proexport, la entidad especializada en exportaciones, inversiones y turismo, han recibido la solicitud de compañías en los sectores de BPO, servicios bancarios, minería, farmacéutica, químicos, agroquímicos, autopartes y maquinaria.

“Por lo general, las empresas establecen alianzas de exportación o joint ventures (inversiones compartidas) con aliados en un país. Y a medida que crece la confianza, buscarían estrategias para afianzar su presencia en el mercado, las cuales pueden incluir la instalación de fábricas”, asegura Seth.

 

últimas noticias