El golazo de la selección

La clasificación de Colombia al Mundial de Fútbol generará un crecimiento en las ventas empresariales de más del 15%. Cerveceros, entre los más beneficiados.

Pasaron 16 años para que Colombia volviera a un mundial de fútbol en la categoría de mayores. Tres citas mundialistas en las que el tricolor nacional no hizo presencia. ¿Cuantos ceros hay, para los empresarios, detrás de los gritos de gol?

Las marcas de televisores tienen una gran oportunidad de crecimiento en ventas si se tiene en cuenta que de los 46’582.000 colombianos, apenas 22 mil, según la primera etapa de recepción de solicitudes hecha por la Fifa, estarían en los estadios de Brasil. Por lo que más del 95% de los aficionados verán fútbol a través de un televisor, internet o escucharán el partido en la radio, siendo el primer medio el sistema de transmisión con mayor penetración en los hogares ya que, según los indicadores básicos de Tecnologías de Información y Comunicación elaborados por el DANE, el 91% tiene por lo menos uno de estos dispositivos.

Luis Fernando Montes, gerente de Mercadeo del Área de audio y vídeo de Samsung, prevé que 2013 cerrará con la venta de entre un millón seiscientas mil y un millón ochocientas mil unidades de televisores. Y para 2014, con mundial a bordo, estas cifras podrían aumentar un 10%. Así la marca surcoreana vendería en Colombia 180 mil televisores más, una cifra que representa un “buen crecimiento para un mercado tan maduro como el de los televisores”, dice Montes.

Aunque LG, según cifras corporativas, en el Mundial de Sudáfrica de 2010 aumentó sus ventas en 30%, Angelo Marconi, gerente de televisión de la marca, asegura que prefieren hacer cálculos “un poco más conservadores” con expectativas de crecimiento sobre el 15%. Sin embargo, la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) asegura que el crecimiento de este sector para 2014 puede alcanzar entre 25% y 35%.

Marconi también destaca que Colombia podrá tener la mejor tecnología mundial, pues “el país se ha convertido en un jugador importante y las multinacionales lo ven como la puerta de entrada de la tecnología a nivel regional”. Resolución Ultra HD y sonido 4.1 para LG, y la incorporación del modo fútbol, que con tan solo oprimir un botón ajusta el dispositivo con mejores condiciones de audio y calidad de imagen en Samsung, son las apuestas de estos gigantes del entretenimiento.

Tiempo y sabor

La marca suiza Tissot, con el aval de la Federación Colombiana de Fútbol, sacó al mercado el reloj oficial de la selección —el primer producto inspirado en un equipo nacional que la empresa fundada por Charles-Felicien Tissot ensambla—, decisión que fue consecuencia de “la importancia que ha cobrado el país para la marca”, asegura la gerente de mercadeo de Tissot, María Angélica Robayo. El accesorio, pensado como una edición exclusiva de 2.014 unidades, costará $3’190.000. De lograr venderlos, la relojera sumará a su haber $6.424’660.000 (más de US$3 millones).

Pero la Federación Colombiana de Fútbol no se quedó atrás y presentó su marca oficial ‘Café Mi Selección’, una mezcla del fruto producido en todas las regiones del país. Según Steven Sutton, presidente de Café Devotion, empresa encargada de la producción y empaque del producto, saldrán al mercado “más de 300 mil unidades” que se distribuirán en el país y también se importarán a zonas del mundo donde haya mayor presencia de colombianos.

Vendrá en una presentación de 250 gramos con un precio de entre $8 mil y $9 mil. De conseguir la venta de todo el inventario, el ente que rige las leyes del fútbol en Colombia recibirá $2.550 millones (algo así como US$1,4 millones). Esto representaría un ingreso adicional de 15% para la empresa de Sutton.

Las ventas del patrocinador

Bavaria, empresa cervecera adquirida por la sudafricana SABMiller y patrocinador oficial de la Selección Colombia desde hace más de 20 años, vende a diario en promedio 6’566.400 cervezas Águila de 330 centímetros cúbicos (unos $10.506 millones o US$5,5 millones), entre tradicional y light. Durante un partido del equipo nacional esa cifra aumenta 16% en el Águila tradicional y 22% para la familia Águila, algo así como 1’444.608 cervezas más de las que se venden a diario y, en caja, unos US$1,2 millones adicionales.

El horario será clave pues, aunque Colombia hizo presencia en el Mundial de Francia 98, la diferencia horaria, dependiendo de la zona y la estación del año, entre 6 y 8 horas, no “permitió que se generaran ocasiones ideales de consumo”, situación similar a la del Mundial de Corea-Japón 2002. Por ello, las expectativas de la cervecera para Brasil 2014 son positivas.

Estas cifras recuperan la inversión de 2011 por US$8 millones que, según Fernando Jaramillo Giraldo, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Bavaria, S. A., se hizo con la organización del fútbol nacional, recursos que “no sólo cubren el apoyo a la selección de mayores, sino a todas las selecciones juveniles y femeninas”.

Si el sueño se hubiera roto

Por ahora todo va viento en popa. ¿Pero qué habría pasado si la Selección no hubiera clasificado al Mundial de Fútbol?Como el equipo dirigido por José Néstor Pékerman está lejos de esa realidad, para el caso basta con analizar los artículos que la prensa mexicana publicó casi resignada con la eliminación de la selección de su país del torneo internacional.

Por ejemplo, los dueños de los principales canales privados, TV Azteca y Televisa, sudaron la gota fría, pues su inversión de US$100 millones en los derechos de transmisión de los encuentros del “Tri” durante los cuatro años de eliminatoria, incluidos los partidos que juegue en el mundial, sólo se recuperaría en un 70% durante este evento.

Meses antes de que se llevara a cabo la cita mundialista de Sudáfrica, en 2010, también los medios manitos calculaban pérdidas por US$550 millones, si su selección no iba al mundial, en la economía de ese país, una de las más grandes de América.

Aunque un mundial de fútbol no necesariamente representa la mejoría de la economía de un país, termina por cambiar su dinámica, casi siempre de manera positiva. Por ello, detrás del sentimiento patrio o la felicidad que le genera a un aficionado el hecho de que el equipo nacional haga parte de los 32 que se reúnen cada cuatro años en algún país del mundo, habrá ceros y más ceros a la derecha. Se trata de un mercado de más de 265 millones de personas, un 4% de la población mundial, y todos dispuestos a consumir.

Temas relacionados

 

últimas noticias